Obama envía otros 250 militares a Siria para luchar contra el Estado Islámico

El presidente estadounidense, Barack Obama, calificó el lunes al grupo yihadista Estado Islámico (EI) como “la amenaza más urgente” para la comunidad internacional y anunció el envío de 250 soldados adicionales a Siria para combatirlo.

“Actualmente, la amenaza más urgente para nuestras naciones es el Estado Islámico y es la razón por la cual estamos unidos en nuestra determinación para destruirlo”, declaró el dirigente, recibido por la canciller Angela Merkek en Hanóver (norte de Alemania). “Un pequeño número de miembros de las fuerzas de operaciones especiales estadounidenses están ya presentes en Siria y sus análisis han sido esenciales para permitir a las fuerzas locales expulsar al Estado Islámico de ciertas zonas clave”, recordó Obama.

“Teniendo en cuenta el éxito (de esta misión), he aprobado el despliegue de 250 militares más en Siria, incluyendo fuerzas especiales”, anunció, precisando que “no estarán liderando la lucha en el terreno, pero serán esenciales para proveer entrenamiento y asistir a las fuerzas locales” en la lucha contra el Estado Islámico.

Obama estima, sin embargo, que la solución del conflicto sirio pasa por la negociación. “Sería un error” por parte de Estados Unidos y Reino Unido o de cualquier alianza de países occidentales “enviar tropas al terreno para derrocar al régimen de (Bashar) Al Asad”, insistió durante el fin de semana.

La crisis siria estuvo entre las cuestiones abordadas este lunes por la tarde en una minicumbre en Hanóver en la que participaron además de la canciller Angela Merkel y Obama, los jefes de gobierno británico e italiano, David Cameron y Matteo Renzi, y el presidente francés Francois Hollande. Merkel señaló que “aunque estemos obteniendo éxitos, el gran desafío del combate a Estado Islámico sigue vigente” y todos deploraron las “violaciones dramáticas” a la tregua entre rebeldes y el régimen.

Los dirigentes “llamaron a todas las partes a respetar la tregua (…) y a contribuir al éxito de los acuerdos de Ginebra”, subrayó la Casa Blanca en un comunicado. Por su parte, Inglaterra insistió sobre la necesidad de “apoyar las discusiones políticas con el objetivo de detener la guerra”.

Bombardeos contra zonas residenciales

En Siria, la violencia volvió con fuerza. Este lunes al menos 30 personas murieron, 23 en bombardeos cruzados entre rebeldes y tropas gubernamentales contra barrios de Alepo (donde hubo además 120 heridos) según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH) y otras siete en un atentado con coche bomba cerca del mausoleo chiíta de Sayeda Zeinab, en el sur de Damasco, según la agencia oficial siria Sana.

Desde el viernes al menos 86 civiles han fallecido en Alepo, la antigua capital económica siria, que vive de nuevo al ritmo de ataques aéreos y disparos de proyectiles, tras semanas de calma relativa por la tregua instaurada a iniciativa de Estados Unidos y Rusia y entrada en vigor el 27 de febrero. Alepo está dividida desde julio de 2012 en zonas controladas por el régimen al oeste y zonas controladas por los rebeldes al este.

Tregua rota de facto

Un portavoz de la Unión Europea instó a Estados Unidos y Rusia a “ejercer toda su influencia para terminar con las violaciones” de la tregua. “Nosotros podemos hacer presión, internacionalmente, sobre todas las partes (…) para que se sienten y traten de negociar una transición”, insistió Obama, citando a Rusia e Irán (principales apoyos del presidente sirio), así como a la oposición moderada siria.

Pero el diálogo de paz se encuentra estancado. En Ginebra, las negociaciones indirectas entre las partes auspiciadas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) debían continuar hasta el miércoles, pero no se esperan avances de fondo por el abandono “formal” por parte del Alto Comité de Negociaciones (ACN) de las conversaciones, que reclama el restablecimiento de la tregua. “La ofensiva del régimen no es sólo un ataque contra los sirios, también lo es contra el proceso de negociaciones en Ginebra”, declaró el portavoz de la delegación, Salem al Meslet.

“La situación de las negociaciones podría ser bastante mejor si una de las delegaciones de la oposición no hubiera abandonado temporalmente Ginebra”, declaró por su parte el ministro ruso de Relaciones exteriores, Serguei Lavrov. Para él sin embargo “las negociaciones proseguirán, no hay receso”.

Siria se encuentra devastada por una guerra que desde 2011 ha dejado más de 270.000 muertos y ha provocado el desplazamiento de la mitad de su población.

 

Fuente: Noticias Argentinas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *