Aranguren dijo que el automovilista “dejará de consumir” combustibles si considera que el precio es alto

Ante el último aumento del 10% en los precios de los combustibles, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, estimó el martes que “si el consumidor considera que este nivel es alto en comparación a otros gastos, dejará de consumir”.

El Gobierno autorizó el domingo último un incremento del 10% en naftas y gasoil, con lo que llegó al cuarto ajuste en el año, acumulando un alza del 31%.

No obstante, el funcionario dijo que si el consumidor considera que no es alto el precio “no deja de consumir, pero parte de una base que es su toma de decisión. Son inteligentes”. “Sobre la misma base en que ahora están las cosas, no va a haber necesidad de nuevos aumentos. Y desmiento que haya otro aumento del 8% preparado. El Gobierno está intentando que los índices de inflación bajen en el segundo semestre”, consideró el ministro.

Además dijo que “todas las medidas para reacomodar los precios se están tomando en este momento, para ir generando condiciones para niveles de inflación hacia a la baja en la segunda parte del año”.

Argentinos cruzan a Brasil y Paraguay para cargar nafta

El presidente de la Cámara de Estaciones de Servicios y Afines del Nordeste (Cesane), Faruk Jalaf, advirtió el martes que el nuevo aumento del precio de los combustibles comenzó a provocar una caída de la demanda, mientras en ciudades fronterizas con Brasil y Paraguay los automovilistas empiezan a cruzar para cargar nafta. “La gente va a priorizar sus gastos en comestibles, servicios y después si le queda, se ocupa en otro tipo de gastos”, dijo Jalaf.

En Brasil y Paraguay la nafta súper oscila entre los 15 y 18 pesos, y el gasoil cuesta dos pesos menos, mientras que en la provincia de Misiones se ubica en 22 pesos, una diferencia de entre siete y cuatro pesos por litro.

La tendencia es visible en el paso internacional de Iguazú, que conecta la provincia de Misiones con Brasil. Decenas de residentes misioneros hacen los trámites fronterizos junto al aluvión de turistas que quieren disfrutar de las vistas que ofrecen las cataratas de Iguazú desde los dos países. Pasar al otro lado lleva unos 15 minutos, más otros 10 hasta la estación de servicio más cercana.

“Cada vez hay más gente que cruza”, confirma Pablo de Sosa, taxista. “Los alimentos también son mucho más baratos en Brasil. El arroz, los fideos, todo”, dijo el chofer.

Con la excepción de los productos de origen animal, que no pueden ser introducidos en el país, los argentinos se proveen de víveres en el país vecino para intentar esquivar la inflación, que rozó el 12% en el primer trimestre del año y asciende ya al 35 % interanual.

Pese al descenso del barril de crudo en todo el mundo, en Argentina los combustibles acumulan un incremento del 31% desde diciembre. Los empresarios del sector argumentan que una de las razones del aumento es que se han disparado los costos de producción, mientras que para el Gobierno la gran causa es la devaluación, que alcanzó el 50% desde diciembre.

 

Fuente: Noticias Argentinas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *