Una patota provocó destrozos en el diario Tiempo Argentino

Trabajadores del diario Tiempo Argentino denunciaron el lunes que una patota irrumpió durante la madrugada en la redacción y provocó destrozos, por lo que fue imputado el empresario Mariano Martínez junto a otras diez personas por los delitos de “usurpación” y “daños”.

El ataque generó el inmediato repudio del Gobierno, de dirigentes de todos los sectores políticos, organizaciones sociales y de derechos humanos y asociaciones de periodistas, mientras que el bloque de diputados del Frente para la Victoria (FPV) solicitó la interpelación de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, “para que explique la actuación de las fuerzas policiales”.

Los atacantes desalojaron a quienes se encontraban dentro del edificio y ocasionaron daños en elementos centrales para la continuidad de la publicación del matutino, como un servidor y conexiones de red, indicaron los integrantes de la cooperativa “Por Más Tiempo”, a cargo del diario. Según remarcaron en una conferencia de prensa, la “patota” estaba integrada por al menos 16 personas, entre quienes estaba el propio Martínez Rojas, quien se arroga el carácter de dueño del inmueble y de las instalaciones de Tiempo Argentino y de Radio América, ubicadas en Amenábar 23 del barrio porteño de Palermo.

Los denunciantes afirmaron que algunas de las personas que irrumpieron en el lugar “escaparon por los techos”, pero 16 de ellos “fueron custodiados por la Policía para salir”, mientras que también hubo golpes hacia algunos empleados.

El grupo de personas que irrumpió violentamente en la redacción habría cerrado la puerta del edificio para evitar el ingreso de los trabajadores, que realizaron la denuncia correspondiente a la Comisaría 31. Al registrarse la denuncia, se dio intervención a la fiscal Verónica Andrade, a cargo de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Número 6, quien ordenó inmediatamente consigna policial en el diario.

“La Policía no intervino ante hechos flagrantes”, denunciaron los trabajadores, al tiempo que apuntaron contra Martínez Rojas que “dice haber negociado con el empresario Sergio Szpolski, del Grupo Veintitrés” la compra de acciones de la empresa tras la quiebra. “A 16 personas la Policía Federal las dejó salir por orden expresa de la fiscal”, recriminaron, y agregaron: “Andrade se comunicó con la Policía y dijo que los efectivos esperaran afuera y que los trabajadores nos quedáramos afuera mientras se producían los destrozos en la redacción”.

Luego Andrade imputó a Martínez Rojas y diez personas más por los delitos de “usurpación y daños” y los llamó a declarar en 48 horas en la sede de su Fiscalía.

Javier Borelli, presidente de la cooperativa a cargo del matutino, remarcó que las personas que irrumpieron en el lugar “dicen ser los dueños del inmueble, pero ese contrato fue rescindido”.

 

Repudios en todo el arco político

El Gobierno, mediante un comunicado de la Secretaría de Comunicación Pública, manifestó su “más enérgico repudio al ataque a las instalaciones del diario Tiempo Argentino” y se solidarizó “con los integrantes de esa redacción, víctimas desde hace meses del accionar irresponsable de un grupo de empresarios”.

Por su parte, las Secretarías de Medios del Gobierno de la Ciudad y de la Provincia de Buenos Aires también expresaron su “enfática condena al ataque” y se solidarizaron con los trabajadores de Tiempo Argentino, que anunciaron que el martes editarán una edición especial del semanario, que se publica habitualmente los domingos.

La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) expresó su “solidaridad con miembros de cooperativa que sostiene al medio”, mientras que el Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) repudió “enérgicamente el violento ingreso de Mariano Martínez Rojas y sus hombres a la redacción”.

También Amnistía Internacional calificó lo sucedido como un “ataque a la libertad de expresión” y en la misma línea se manifestaron Abuelas de Plaza de Mayo, el partido Miles y las dos corrientes de la CTA y el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SIPREBA) entre otras organizaciones políticas y de la sociedad civil.

La presidenta de Madre de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, se solidarizó con “los trabajadores del diario Tiempo Argentino que defendieron sus puestos de trabajo con uñas y dientes” y advirtió que “así entraban a nuestras casas a las patadas a romper, a robar y a llevarse a nuestros hijos”. “Ojo con esto, no se lo tenemos que permitir”, sentenció la dirigente.

El Partido Justicialista (PJ) se sumó al repudio, pero adelantó que va a “pedir explicaciones” a las autoridades a través de una iniciativa parlamentaria. “No nos quedaremos sólo en el repudio”, anticipó el presidente del PJ, José Luis Gioja.

Al respecto, el bloque de diputados del FPV solicitó la interpelación de la ministra Bullrich y del secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, “para que expliquen la actuación de las fuerzas policiales en el atentado” y destacó que la comisión de Libertad de Expresión invitó a Martínez Rojas a una reunión convocada para el martes a las 12:00 en el Congreso.

La cooperativa de autogestión “Por Más Tiempo”, que tiene a cargo la edición y publicación de Tiempo Argentino desde hace tres meses, se constituyó tras el cierre del diario dispuesto por el grupo Veintitrés, tras un prolongado conflicto que todavía no cesó dado que los trabajadores siguen reclamando el cobro de indemnizaciones y otras deudas.

 

Fuente: Noticias Argentinas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *