El Gobierno anunció un tope del 400% al aumento en facturas de gas

El Gobierno anunció el lunes que las boletas de gas para clientes residenciales tendrán un tope de 400% de aumento con respecto al consumo del mismo bimestre del año anterior, retroactivo al 1 de abril, mientras que para los comercios será del 500%, en respuesta a los reclamos de los usuarios y a las demandas judiciales iniciadas en todo el país.

A quienes pagaron facturas de gas con aumentos superiores al 400% al primero de abril, se les hará una nueva boleta y recibirán una nota de crédito por el monto abonado de más, explicó el ministro de Energía, Juan José Aranguren, en una conferencia de prensa que brindó junto al jefe de Gabinete, Marcos Peña, y su par de justicia, Germán Garavano.

Aranguren ejemplificó que alguien que consumió 300 pesos el año pasado de gas ahora no abonará una factura mayor a 1500 pesos, mientras que para los clientes comerciales el tope será del 500%. De esta forma, el usuario que no pagó, deberá esperar que se refacture el consumo desde abril a la fecha y quien pagó, tendrá una nota de crédito.

Al mediodía, el presidente Mauricio Macri mantuvo una cumbre en la Casa Rosada con Peña, Aranguren, Garavano, y los ministros de Hacienda, Alfonso Prat Gay y de Interior, Rogelio Frigerio, para analizar la decisión a tomar sobre el incremento de las tarifas de gas después de los fallos judiciales de primera y segunda instancia que le fueron adversos, con la intención de matizar el descontento social y contener los reclamos.

“El tope será 400% en comparación con cada bimestre del año anterior, en el caso de los usuarios residenciales y no se ajustará por el consumo de este año”, indicó Marcos Peña. “Tomamos esta resolución luego de conversar y escuchar a dirigentes de la oposición, a la gente y ver que este camino debe tener un equilibrio”, agregó en la conferencia de prensa en Casa de Gobierno.

Además, adelantó que el Gobierno presentará un recurso extraordinario en contra del fallo de la Justicia que pone un freno al incremento en las facturas de gas.

El funcionario sostuvo, además, que se realizará una audiencia pública en octubre para “terminar la normalización del proceso encarado este año” de conformación de un nuevo cuadro tarifario “más progresivo”, ya que en el actual “la categoría de consumidores más alta consume 20 más que la categoría más baja”.

Por otro lado, Peña destacó que la tarifa social “incluye un tercio del país”, mientras resaltó que ahora estarán incluidas las entidades de bien público, como clubes de barrio y sociedades fomento. También anunció la incorporación a esta tarifa social de 300 mil hogares de barrios en situación de vulnerabilidad, que van a ser incluidos de forma directa a este beneficio, acción que se acordó con intendentes del conurbano bonaerense que había alertado al Gobierno sobre el impacto económico de los aumentos de tarifas.

Por otro lado, Peña, pese a esta nueva corrección en las tarifas para morigerar el impacto, defendió la política de aumentos al señalar que “no había una alternativa” y cargó contra la gestión kirchnerista, al señalar que en materia energética “se basó en la mentira y la corrupción y nos alejó de tener un sistema autosuficiente”. “No estamos dispuestos mentirles a los argentinos. No tenemos el suficiente gas para consumir y crecer, y no podemos importar más del que importamos. A ese gas lo tenemos que distribuir entre industrias, transporte y domicilios”, argumentó el jefe de gabinete.

Según Peña, la Argentina podrá “recuperar el autoabastecimiento” de energía con Vaca Muerta, pero aclaró que “eso va a llevar tiempo”, mientras que Aranguren estimó que “en 2021 se va a dejar de importar el gas licuado que se recibe por barco”· En línea con el mensaje que dio Macri más temprano, el funcionario pidió a los argentinas tomar conciencia de que el gas “es un recurso limitado” y regular el uso de este servicio.

 

Fuente: Noticias Argentinas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *