Uno de los jóvenes que amenazó a Macri se adjudicó la “total responsabilidad”

Uno de los twitteros acusados de haber lanzado amenazas a través de la red social contra el presidente Mauricio Macri admitió el lunes ante la jueza federal María Romilda Servini de Cubría su “total responsabilidad” en el hecho y permanecerá detenido junto al otro joven investigado a la espera de los resultados de las pericias.

La confesión de Miguel De Paola ocurrió luego de que el lunes, durante un allanamiento ordenado por Servini de Cubría en su vivienda ubicada en Villa Bosch (partido de Tres de Febrero), la Policía Federal secuestrara una escopeta, un gas pimienta y dos rifles de aire comprimido.

De todos modos, el joven de 21 años investigado en una causa por “intimidación pública” aclaró que creó el perfil desde el cual publicó las amenazas sólo para “divertirse” y remarcó que no sabe disparar el arma de fuego hallada en su casa. Al respecto, sostuvo que es fánatico del videojuego de disparos “Call of Duty”, en el que habría aprendido acerca de los conflictos en Medio Oriente. De esta manera, negó que tuviera intenciones reales de concretar las amenazas que a través de Twitter señalaban en árabe como futuros blancos terroristas al propio presidente, la Casa Rosada, el shopping del Abasto y el subte, entre otros espacios públicos.

De Paola permanecerá detenido junto Walter Ovejero, el otro joven de 21 años que fue privado de su libertad de manera preventiva por las sospechas en torno a su participación en el accionar intimidatorio. Deberán aguardar los resultados de las pericias a las computadoras y teléfonos secuestrados durante los allanamientos a los domicilios de ambos.

“La escopeta, por lo que entendemos, no está declarada”, informó Gabriel Rojas, del Departamento de Investigaciones Especiales y Complejas de la Superintendencia de Investigaciones de la Policía Metropolitana.

A los dos jóvenes, asistidos por los abogados Roberto Damborianauno y Miguel Ángel Pierri, se los acusa de haber publicado mensajes escritos en árabe bajo el hashtag “Pray for Argentina” (“Recen por Argentina), simulando el accionar del grupo terrorista Estado Islámico (conocido como ISIS). En uno de los tuits, los jóvenes publicaron una foto de supuestos cartuchos de dinamita y arrobaron (como se denomina a la mención de una persona en esa red social) al presidente Macri.

Roberto Damboriana, abogado de Ovejero, aseguró que su defendido no fue el autor de los tuits y criticó la decisión de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, de realizar una conferencia de prensa para anunciar la detención de los jóvenes. “No ha escrito los tuits él. No ha abierto la cuenta, no ha sido desde la computadora de mi asistido”, afirmó en declaraciones radiales, tras lo cual pidió la excarcelación para Ovejero.

El letrado argumentó que su cliente se “encontraba trabajando” en el momento en que se escribieron los mensajes y aseguró que existe evidencia de ello en las “cámaras de seguridad del negocio” donde cumple funciones Ovejero. “Creo que la figura de intimidación pública le queda grande a esta causa”, acotó Damboriana.

 

Fuente: Noticias Argentinas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *