Fidel Castro reapareció en público para su cumpleaños número 90

En su cumpleaños 90, el expresidente Fidel Castro reapareció el sábado en público en un homenaje que se realizó en su honor. Vestido con chaqueta deportiva blanca, Fidel, reapareció en público, sentado junto a su hermano Raúl y el mandatario venezolano Nicolás Maduro, en la gala que le organizó la compañía de teatro infantil “La Colmenita”, en el teatro Karl Marx.

Previamente, Castro había escrito el artículo “El cumpleaños”, divulgado por la prensa estatal, en el que agradeció los saludos por su aniversario, repasó su infancia y la revolución que lideró hace 57 años. Al mismo tiempo volvió sobre sus obsesiones: el riesgo nuclear, la sobrepoblación mundial, la preservación de la paz y Estados Unidos.

El gobierno de su hermano Raúl restableció lazos diplomáticos con Washington en 2015 y lleva a cabo una cautelosa apertura económica.

El nonagenario líder está apartado del poder desde hace diez años, debido a una enfermedad que lo obligó a delegar sus funciones en Raúl, cinco años menor.

Fidel, que según la inteligencia cubana enfrentó 634 complots de asesinato, afirmó en el texto que “casi reía con los planes maquiavélicos de los presidentes de Estados Unidos” y criticó la falta de “altura” del discurso de Barack Obama en el viaje a Japón en mayo. “Le faltaron palabras para excusarse por la matanza de cientos de miles de personas en Hiroshima, a pesar de que conocía los efectos de la bomba” nuclear, señaló.

Entretanto, conciertos y exposiciones fotográficas, literarias y pictóricas, además de un sinnúmero de carteles con su imagen, celebraron en Cuba las nueve décadas de uno de los hombres más influyentes y controvertidos del mundo en el último siglo.

Gobernantes como el ruso Vladimir Putin, el chino Xi Jinping o el boliviano Evo Morales destacaron en la fecha su legado.

Fidel ya no manda como antes, pero Cuba tampoco es el país que moldeó desde el triunfo de la revolución en 1959.

Sin renegar del socialismo, su hermano Raúl está flexibilizando el sistema de corte soviético dando mayor apertura al trabajo privado y a la inversión extranjera, y terminó con las restricciones de viajes y de compraventa de casas y vehículos. Pero, sobre todo, reanudó el diálogo con Estados Unidos, pese a lo cual continúa vigente el embargo económico impuesto en 1962.

Fidel Castro nunca se opuso al acercamiento, pero tampoco ha cedido en sus críticas.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *