La CGT se reune para apaciguar internas antes de la marcha

La reunión estaba pautada de antemano para abordar cuestiones organizativas de la marcha del 7 de marzo, pero, sin dudas, se colará entre los temas la amenaza de Pablo Moyano, secretario general de Camioneros, de romper con la CGT. El evento se trata de un asado que se realizará a las 13 y hará las veces de una especie de Comisión Directiva informal, de la que participarán los antiguos líderes del movimiento obrero, antes de que la entidad se reunificara: Hugo Moyano, Antonio Caló y Luis Barrionuevo. El mensaje de unidad y cohesión que se busca dar está a simple vista.

Dos de los tres triunviros de la actual conducción de la central obrera, Héctor Daer y Carlos Acuña, minimizaron la posibilidad de una eventual salida de Moyano e instaron a “preservar la unidad del movimiento obrero”.

“El gremio camionero es una pieza importante en la CGT”, afirmó el secretario general de Sanidad, tras la difusión de un comunicado del sindicato de Pablo Moyano, en el que advirtió que rompería con la entidad por diferencias con el secretario de Interior de la CGT y dirigente metalúrgico, Francisco “Barba” Gutiérrez.

Por su parte, Acuña sostuvo que “en las mejores familias siempre hay discusiones, y esta es una más de las discusiones que se dan dentro de la amplia familia del movimiento obrero”. Así buscó quitarle dramatismo a la posibilidad de una ruptura con Camioneros.

En el texto de su gremio, Pablo Moyano manifestó su malestar y puso en duda su futuro en la CGT para después de la movilización, frente a un documento que habría firmado el triunvirato ratificando que sólo la secretaría de Interior tiene injerencia en la normalización de regionales del interior del país.

Las diferencias con “Barba” Gutiérrez, exintendente de Quilmes, vienen desde la época en que el otrora jefe comunal decidió municipalizar el servicio de recolección de residuos y así pasó a encuadrar a medio millar de trabajadores al gremio municipal.

La normalización de las delegaciones regionales iniciada poco después de la asunción del triunvirato, salvo esta controversia entre Moyano hijo y Gutiérrez, no generó mayores inconvenientes en todo el país, salvo algún caso aislado en alguna delegación bonaerense, según señalaron desde el entorno sindical.

Pese a que desde la CGT buscan desmentirlo, el almuerzo de hoy servirá como termómetro para saber hasta dónde llegan las diferencias que amenazan con la ruptura en la central obrera.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *