Amado Boudou pidió su sobreseimiento

El ex vicepresidente de la Nación Amado Boudou pidió su absolución en el juicio oral en el que está siendo juzgado por la presunta falsificación de documentos públicos para la transferencia de un auto Honda y por la que la Fiscalía pidió una condena de tres años de prisión en suspenso.

“El auto fue comprado legalmente y el señor Amado Boudou era el poseedor legitimo del rodado. Jamás participó Boudou en conductas de terceras pesonas que hicieran insertar de mandera mendaz información en documentación pública”, sostuvo Martín Magram, uno de los abogados del ex vicepresidente, en sus alegatos ante el Tribunal Oral Federal 1. Y pidió que en caso de ser condenado lo sea a la pena mínima de un año de prisión en suspenso.

Junto con la absolución, la defensa pidió que la justicia le devuelva a Boudou el auto Honda.

Al igual que la defensa de Boudou, la del resto de los cuatro acusados hizo lo propio, entre ellas la de Agustina Seguín, ex pareja del ex funcionario.

“Yo he venido siempre a defenderme. Presiento que se va a conocer que soy inocente”, dijo Boudou a los periodistas cuando llegó a los tribunales de Comodoro Py, a donde fue acompañado por su amigo Manuel Quieto, cantante del grupo de rock La Mancha de Rolando.

Este es el primer juicio oral contra un ex vicepresidente y el proceso continuará el próximo lunes a las 10 con las nulidades planteadas. El veredicto se conocerá el 1 de agosto próximo.

Junto con Boudou y Seguín están siendo juzgados la ex titular del Registro Automotor 2 de Capital Federal, María Graciela Taboada de Piñero y los gestores Alberto Soto Rodolfo Basiami.

La fiscal Stella Maris Scandura pidió la semana pasada que todos los acusados -excepto Basiami- sean condenados a tres años de prisión en suspenso por el delito de falsificación de documento público agravado. Para Basiami requirió la absolución.

“Se encuentra acreditada totalmente la participación y responsabilidad de Agustina Seguín y Amado Boudou en calidad de cómplices primarios en toda esta maniobra”, dijo la fiscal en su alegato.

La Fiscalía agregó que el auto fue comprado en 1992 y que recién seis años después se iniciaron los trámites. “¿Cómo ciruculaba con el auto sin documento? Aparentaba ser el dueño del vehículo. Al dueño original le seguían llegando multas, rentas, reclamo de patentes”, sostuvo Scandura, que dijo que Boudou tuvo contradicciones en sus declaraciones a las que calificó de “un burdo intento defensista”.

También hizo mención de los tres domicilios falsos que Boudou asentó en sus documentos de identidad de otros papeles: Costanera 3365 –el médano en San Bernardo, Zado 3231 –donde nunca vivió–, Beron de Astrada 2708, que no existe.

La defensa de Boudou descartó hoy en su alegato cualquier irregularidad por parte del vicepresidente. Magram sostuvo que las pericias concluyeron que la caligrafía de la información y las firmas que están en los formularios no son de Boudou. “La única firma de Boudou es la del formulario 04 que la hizo con el formulario en blanco y que llenado con posterioridad por Soto”, explicó.

El letrado sostuvo que no se probó que Boudou les haya pedido a los gestores completar los formularios con información falsa: “Hubo algún empleado infiel del registro que actuaba en connivencia de algunos gestores”.

También afirmó que el auto Honda fue comprado de manera legal en la concesionaria Atlántida Automotores.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *