180.000 pesos de multas por vender piel de yaguareté

A fines de diciembre de 2013 la Red Yaguareté denunció ante la entonces Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación que en Arandú,  una conocida talabartería porteña, se vendía una montura con adornos hechos con piel de yaguareté. Las autoridades la decomisaron y luego del proceso administrativo, en octubre de 2016 le aplicaron una multa de $ 180.000, la que fue confirmada por la Sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal el 17 de agosto pasado. Esta equivale a un poco más de U$S 10.000.

Una de las principales causas de extinción del yaguareté en nuestro país -donde quedan menos de 250 ejemplares silvestres-, es la cacería y comercialización de sus pieles, algo expresamente prohibido por la ley 22.421. Sin embargo, esos ilícitos siguen ocurriendo y la Red Yaguareté ha llevado adelante más de 50 denuncias y causas judiciales a lo largo y ancho del territorio nacional.

“Terminar definitivamente con la cacería y comercialización de yaguaretés en Argentina es una de nuestras metas, pues resulta inadmisible que estos hechos  sigan ocurriendo, incluso, en plena ciudad de Buenos Aires. Tal como indica el fallo, el vendedor, ‘por su larga trayectoria dedicada a la explotación de la talabartería, debía tener conocimiento de esa prohibición’. Hay más multas en proceso que esperamos comiencen a ser más elevadas aún”, señala Norberto Angel Nigro, presidente de la Red Yaguareté.

“La utilización de pieles de yaguareté para el adorno de los monturas criollas  viene siendo denunciada por la Red Yaguareté desde hace varios años y ya es hora que, en el marco del Plan Extinción Cero, el Ministerio de Ambiente de la Nación termine con los desfiles que se hacen en distintos lugares del país donde se pueden observar impunemente las pieles sobre las monturas. Hoy triste e increíblemente podemos afirmar que hay más yaguaretés sobre los lomos de los caballos en los desfiles tradicionalistas que viviendo en nuestras selvas”, finalizó Nigro.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *