Así será el desembarco de Amazon a la Argentina

La principal cadena de comercio electrónico occidental, Amazon llegará a la Argentina antes de fin de año, según informaron los principales medios de alcance nacional, basándose en los testimonios del exembajador estadounidense en nuestro país Noah Mamet.

Si bien genera muchas expectativas, desde el punto de vista comercial, por la gran cantidad de ofertas en miles de productos que tiene la firma; a la Argentina llegará con una oficina administrativa con el servicio de nube o “Cloud” de la empresa. Una de los servicios con mayor crecimiento que ha tenido el gigante de ventas electrónicas.

Según estimó el sitio iProfesional.com, Amazon, Microsoft y Google reúnen y venden enormes capacidades de servidores, almacenamiento y redes para empresas, la mayoría de las cuales no quieren construir más de sus propios centros de datos.

Para ese fin, esas tres superpotencias de nubes gastaron por sí solas unos u$s31.000 millones el año pasado para ampliar su capacidad de centros de datos en todo el mundo.

En el caso de la Argentina, Amazon anunció en julio, la firma de un acuerdo con el Gobierno nacional para que Amazon Web Services (AWS), la unidad de negocios de “cloud computing” del gigante del comercio electrónico estadounidense, sea el escenario de prueba durante un año de dos sets de bases de datos estatales.

El acuerdo, cuyo texto completo no se difundió, tiene un año de duración. En ese lapso, AWS se comprometió a capacitar a los funcionarios en el uso de la “nube” y a apoyar al Gobierno “en sus esfuerzos de modernización”, así como promover el desarrollo de negocios vinculados con esta tecnología.

La capacitación pactada abarcará a 300 funcionarios y 200 estudiantes e incluirá a 300 “startups”, que además recibirán financiamiento de AWS.

Al día siguiente de ese anuncio, el 13 de julio, Amazon realizó en Buenos Aires un encuentro de “cloud experience” en el que reunió a sus principales clientes locales, como Garbarino, Frávega, Globant y Mercado Libre.

Una paradoja; en el caso de esa tienda argentina de comercio electrónico, que a primera vista aparece como competidor directo del negocio principal de Amazon, el 90% de su operación al cliente está basada en la nube de AWS.

El ex embajador de los Estados Unidos en la Argentina, Noah Mamet, reveló el domingo que en ese acuerdo firmado en julio se establecía que Amazon abriera una oficina con 100 empleados para su “departamento de servicios web””.

El ex diplomático informó que “hay una posibilidad de que abran tres ‘data center’ en la Argentina o Chile para fin de año. El gobierno argentino está haciendo todo lo posible para convencerlos de que lo hagan en el país. Es un proceso”.

Punta de lanza
El ministro de Modernización, Andrés Ibarra, quien firmó aquel acuerdo de julio con AWS, dijo la semana pasada a Infobae que “se está trabajando en todo lo que tiene que ver con atraer inversiones para la Argentina y en ese marco de cosas, Amazon ya había manifestado el interés de venir a la Argentina, para desarrollar distintos tipo de actividades”.

Además de los compromisos firmados en julio con el Gobierno, la empresa trabajará junto al Poder Ejecutivo en “cambios en la legislación” referida a los datos.

La compañía tiene firmados acuerdos similares con los gobiernos de Chile y Honduras. En el caso de la Argentina, es un convenio de “cooperación en la modernización de la plataforma tecnológica del Gobierno.

El crecimiento y la consolidación de los negocios de AWS en la Argentina le permitirían a Amazon utilizar esa área como una punta de lanza para luego desplegar su oferta de comercio electrónico, donde entraría en competencia directa con Mercado Libre.

Replicaría en ese caso la experiencia propia de Chile, donde la compañía estadounidense usaría un modelo de negocio similar al empleado en otros países fuera de los Estados Unidos.

Según informó la empresa trasandina, Amazon inició una búsqueda de un socio logístico para reducir los tiempos de entrega en el país vecino.

El objetivo es observar los resultados y luego replicar un modelo usado en España y el Reino Unido, donde abrió centros de distribución mediante vínculos con cadenas locales.

Si el plan es exitoso, Amazon ofrecería en Chile su servicio Prime Now, que reduce los tiempos de entrega a sólo horas. La compañía de Bezos busca un repartidor local, quien debe comprometerse a entregar los productos en 48 horas, aunque solo en Santiago.

Así, Amazon pelearía con eBay que se asoció con Mercado Libre, rival que prometió con ello reducir los plazos de 9 y 15 días, frente a los 90 días habituales.

Se espera que Amazon trabaje el segundo semestre de 2018 en el comercio electrónico de Chile, donde ya tiene presencia con AWS.

“eCommerce”
Los anuncios de Mamet se realizaron luego de que se conocieran la semana pasada las intenciones de Amazon de ampliar sus negocios en Brasil.

La difusión de esos planes provocó un derrumbe de las acciones de Mercado Libre, que cayeron un 15%. La compañía nacida en la Argentina tiene sus principales fuentes de ingresos en los dos principales países de la región.

Si bien la firma comandada por Bezos ya opera en Brasil hace cinco años, decidió aumentar su participación con la venta de productos tecnológicos. Además, se espera que para fin de año sume también toda su gama de productos y servicios que ofrece en los Estados Unidos.

La compañía de comercio electrónico empezó a ofrecer este mes productos electrónicos de vendedores independientes a los compradores brasileños, expandiendo su injerencia más allá de los libros en el competitivo mercado del comercio en línea en la economía más grande de América Latina.

La iniciativa incluye la oferta de televisores, teléfonos móviles y computadoras portátiles de cientos de vendedores independientes en el sitio web de Amazon en Brasil, sin involucrar a la compañía en la compleja logística del país carioca.

Alex Szapiro, gerente de Amazon en Brasil, se negó a decir si había planes para que la firma almacene su propio inventario de electrónica o abra un centro para el envío más eficiente de bienes de terceros, como hizo en simultáneo con el lanzamiento de vendedores independientes en México hace dos años.

“Cada país tiene un cuaderno de estrategias diferente”, dijo Szapiro en una entrevista con Reuters en las instalaciones de Amazon en Sao Paulo.

El ejecutivo ayudó a lanzar el negocio en Brasil con libros electrónicos en 2012, luego de trabajar para Apple en el país durante cinco años.

En línea con el mercado online local, Amazon financiará las compras hasta en 10 cuotas mensuales sin interés, una práctica que la compañía inició en Brasil en 2014 para las ventas de lectores de libros electrónicos Kindle y luego extendió a México y otros países.

Los vendedores recibirán el pago por adelantado, menos una comisión de 10 por ciento para Amazon y honorarios de 19 reales (6 dólares) por mes o 2 reales por ítem. Szapiro dijo que la comisión del 10% era una tasa “promocional” y no aclaró cuándo o cuánto podría subir luego.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *