Hablaron los bomberos que hallaron el cuerpo en el río Chubut

Los bomberos que participaron del operativo en el que fue hallado el cuerpo en el río Chubut contaron en una conferencia algunos detalles de lo que fue su trabajo. “Cuando los perros empezaron a ladrar fue un momento difícil, de mucha seriedad y emoción, porque nos imaginamos lo que podíamos llegar a encontrar”, recordó el veterinario Alfredo Roncoroni, que lideró al equipo que trabajó en la Pu Lof.

Roncoroni detalló que trabajaron sobre la orilla, con dos perros oliendo el agua a cada margen del río, y un quinto animal sobre un bote, con el apoyo de diez buzos tácticos de la Prefectura. “Los perros se preparan para oler restos cadavéricos en el aire, independientemente de la persona. Sólo marcan olores cadavéricos. Cada animal reacciona distinto, con mayor o menor intensidad de acuerdo a la cercanía del cadáver, pero nosotros conocemos sus comportamientos”, explicó.

El profesional advirtió que “en todo momento hubo relación con el juez”. Y detalló: “Él nos pidió recorrer 60 kilómetros y nosotros disponíamos de algunos días de trabajo. Pero nos dejó total autonomía”.

Cuando le preguntaron cuánto tardaron en hallar el cuerpo, respondió: “No teníamos reloj, pero fue rápido, entre dos y tres horas, porque tardamos mucho en cruzar el río ya que había muchas ramas y, además, teníamos que esperar a los buzos tácticos que nos acompañaban”,

Los bomberos aclararon que los perros pueden detectar los cadáveres a mil metros. “Una vez que ladraron, sabíamos que (el resultado) iba a ser positivo, pero había que localizar el lugar. En determinado momento, uno de los grupos me pide otros perros para confirmar cierto marcaje, pero el cuerpo no se veía desde nuestra posición, aunque sabíamos que algo teníamos. Los perros ladraban desde una margen y después empezaron a hacerlo desde la otra. Ahí terminó nuestro trabajo; nos abstuvimos de todo comentario y nos fuimos a nuestros vehículos para que trabaje la justicia. No tuvimos acceso en ningún momento al cuerpo”, indicó Roncoroni.

No fue un caso más, sino uno que movilizó a todo el país. “Eso nos generó un momento de sensaciones, desde emoción hasta replantear muchas cosas para el futuro, como las pautas de trabajo. Y la alegría y orgullo de haber acompañado en la búsqueda y haber encontrado a la persona, sea quien sea”, concluyó.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *