Bullrich volvió a defender a Chocobar y generó un fuerte repudió del CELS

La fuerte defensa pública realizada por el Gobierno en favor del policía bonaerense Luis Chocobar inició una polémica por la decisión oficial de respaldar a policías cuestionados por excesos en el uso de armas y criticar a los llamados jueces garantistas.

“La víctima es el centro de la política criminal que fija el Poder Ejecutivo”, dijo ayer la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien un día antes había participado en la reunión que el presidente Mauricio Macri sostuvo con el agente procesado por la muerte del ladrón que acuchilló, en diciembre pasado, a un turista norteamericano en La Boca.

El juez de menores Enrique Gustavo Velázquez procesó a Chocobar, integrante de la policía local de Avellaneda, por el homicidio de Pablo Kukoc. Anoche se difundió un video en el que se ve al delincuente caer herido, mientras corre dando la espalda al policía. Chocobar aparece en la imagen siete segundos después del disparo. Ese video está incorporado en la causa.

La posición oficial fue criticada por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS). “No se puede promover la reforma y la profesionalización de las policías si, al mismo tiempo, se toma como indicador de éxito la muerte de personas”, se consignó en un comunicado de esa agrupación.

Por su parte, el presidente del Consejo de la Magistratura, Miguel Piedecasas, aseguró: “Por el momento no llegaron denuncias contra el juez Velázquez, si eso ocurriese serían analizadas como se hace en todos los casos. Entiendo que los demás poderes del Estado pueden opinar mientras no interfieran indebidamente en las decisiones de miembros de otros poderes”.

Fuentes oficiales confirmaron a La Nación que en los próximos días serán estudiadas las resoluciones tomadas por el juez Velázquez, para decidir la posibilidad de presentar en su contra una denuncia por mal desempeño.

Un día después de la reunión en la Casa Rosada, la ministra Bullrich volvió a apoyar la actuación de Chocobar: “El Presidente consideró que era un caso de injusticia que daba vuelta el principio que venimos construyendo desde el comienzo del gobierno, que es el de un cambio cultural donde las cosas estén en su orden justo: cuando hay una víctima, que no la conviertan en victimario y que, cuando hay un policía que hace las cosas bien, se lo proteja y no se lo termine procesando”.

Y agregó: “Si queremos combatir la inseguridad en serio en cada uno de los distritos del país, tenemos que trabajar con la filosofía de cuidar a quienes nos cuidan”. Aseguró Bullrich, además, que la posición del Poder Ejecutivo no debe tomarse como “una intromisión” en las decisiones del Poder Judicial.

La señal dada por el presidente Macri fue compartida por los principales funcionarios bonaerenses y porteños.

Diferente es la posición que expuso el CELS en un comunicado: “La investigación que lleva adelante el juzgado de menores encontró hasta el momento elementos suficientes como para procesar al policía, ya que habría transgredido las normas más básicas de uso progresivo y racional de la fuerza, de cumplimiento obligatorio para todos los efectivos policiales”.

“En el marco de una persecución o al intentar evitar una fuga, la fuerza letal solo se puede utilizar como un último recurso cuando es necesario proteger la vida de alguna de las personas involucradas en el hecho, incluido el personal policial. No se trata de este caso”.

Supuesta mano dura

Más allá del caso del policía Chocobar, la señal emitida por la Casa Rosada apuntó a trazar un límite público a las decisiones de magistrados que otorgan beneficios judiciales a ladrones. El atacante del norteamericano Frank Wolek en La Boca había sido liberado por el juez Velázquez poco tiempo antes de esa agresión, pese a llegar a su despacho con una acusación de robo agravado por el uso de armas.

Para el CELS “se busca nuevamente instalar la idea de que existe un ‘garantismo’ que conduce a la impunidad de los delincuentes y que la alternativa a ello es ‘soltarle la mano’ a la policía para que actúen sin respetar las reglas”.

La madre del ladrón de 18 años abatido por Chocobar se opuso también a la posición oficial. “Hay una sola cosa en claro, el policía es el asesino de mi hijo. No es un héroe ni defendió a nadie”, aseguró Ivonne Kukoc.

“Si hubiera sido héroe, el turista no hubiera sido apuñalado ni le hubieran robado. Él apareció después de que pasó todo. Mi hijo cayó casi llegando a su casa en Suárez, cuando el hecho fue en Garibaldi. El policía no sabía ni quién había apuñalado, solo sabía que salieron corriendo dos personas. No veo que sea una legítima defensa, no estuvo defendiendo a nadie ni defendiéndose a sí mismo”, agregó.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *