El PJ solicitó transparencia en la venta del ingenio La Esperanza

“La situación del Ingenio La Esperanza es delicada y preocupante”, con esta definición el titular del bloque Justicialista de la Legislatura, Juan Cardozo, volvió a instalar en la Cámara de Diputados jujeña un debate que parece no tener fin. “El actual gobierno dijo apenas asumió que la quiebra de la planta azucarera se iba a solucionar en seis meses y que se iban a preservar todos los puestos de trabajo, pero lamentablemente nada de ello sucedió”, refutó, haciendo un contraste de la realidad con el discurso político de la administración que encabeza Gerardo Morales.

Recordó que su bancada no acompañó el proyecto que el oficialismo convirtió en Ley y que declaraba la emergencia del Ingenio La Esperanza, porque “el texto de aquella iniciativa enviada por el Ejecutivo no era claro y hacía alusión a un pliego que no existía”. “Se trajo esa propuesta al recinto de la Cámara para que se apruebe la norma en sesión extraordinaria, aduciendo que esa era la llave de la solución a la quiebra del complejo fabril”, redundó.

“El justicialismo no acompañó esa ley y dejamos expresamente expresado los motivos de esa posición. Y no la acompañamos porque no les daba garantías a los trabajadores y mezclaba procesos licitatorios con judiciales en medio de un expediente donde estaba claro que el Estado provincial no podía tener injerencias. Nuestra postura fue un acto de responsabilidad y en resguardo de los más de mil cuatrocientos trabajadores que dependían en ese momento del Ingenio”, agregó.

En el mismo sentido, rememoró que el oficialismo, a pesar de los reparos de la oposición, arremetió con la aprobación de la Ley aplicando el número. “Avanzó con un proceso de licitación pública e incluso presentaron en conferencia de prensa y trajeron a la Legislatura al grupo inversor que supuestamente había ganado ese proceso licitatorio, explicando las maravillas que iban a realizar en el Ingenio, pero resulta de la realidad que esa licitación se cayó”, puntualizó.

Cardozo explicó que “pasado el tiempo se observa que aparentemente ese grupo inversor colombiano no cumplió en tiempo y forma con la oferta efectuada y rápidamente la situación se transformó en un proceso judicial, donde en cuestión de días llamaron a oferentes para que realicen sus ofertas en base a determinadas condiciones establecidas en el proceso judicial de quiebra de la planta, en donde resultó ganadora una sociedad colombiana que no se conoce a ciencia cierta de quién se trata”.

“No sabemos quién se hará cargo del Ingenio, porque el manejo fue poco claro desde un principio. Al día de hoy están vencidos los plazos de esa oferta judicial para realizar el primer pago comprometido por el oferente y no hay tampoco un pedido de prórroga para cumplir el mismo. Lo peor es que después del proceso licitatorio vienen a poner condiciones buscando que no se les reconozca la antigüedad a los trabajadores y que la relación laboral empiece de cero, desconociendo el proceso de concurso y quiebra que lleva el Ingenio”, abundó.

“Lo que se ve es que detrás de esto hay un negocio inmobiliario, que no les interesa la gente que dependen de ese polo productivo ni las 1400 familias que dependen de ese Ingenio, ni la economía regional que motoriza esa planta”, acotó, a la vez de señalar que “existe una terrible incertidumbre por lo que está pasando, porque nadie sabe, ni siquiera el oficialismo, cómo se va a resolver este conflicto”.

“Llevamos dos años y medio desde que se plantearon esas soluciones mágicas”, reflexionó, a la vez de dejar en claro que “el peronismo cuando tenía responsabilidades de gobierno se preocupó y ocupó de que ninguno de los trabajadores se quedara sin su fuente laboral y por ello le exigimos al gobierno y al Ministerio de Producción que sea claro y diga si a los trabajadores se les van a reconocer todos sus derechos laborales, y que cumplan con todas las cosas que prometieron y no cumplieron”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *