Estudian como mejorar diágnosticos de cáncer de pulmón

En nuestro país se diagnostican más de 11 mil casos de cáncer de pulmón por año[2], lo que significa que alrededor de 30 personas por día se enteran que padecen la enfermedad. Si bien gran parte se podría prevenir evitando la exposición al cigarrillo, entre el 10 y el 15% de los casos no se relaciona con un factor genético.1 Con los avances en la medicina, se están desarrollando tratamientos cada vez más personalizados que atienden al grado de evolución de la enfermedad y a las características del tumor de cada paciente. Por eso, los investigadores están intentando determinar qué metodología de diagnóstico es la más sensible y permite identificar mejor el tipo de mutación genética que presenta cada paciente.

Primero, para lograr que se llegue al diagnóstico tempranamente, se recomienda la visita periódica al médico de cabecera y estar alerta a la aparición de ciertos síntomas que pueden responder a diversas afecciones, incluido el cáncer de pulmón: tos que no desaparece o que empeora, tos con sangre o esputo (saliva o flema) del color del metal oxidado, dolor en el pecho que a menudo empeora con la respiración profunda, la tos o la risa, ronquera, pérdida de peso y pérdida de apetito, dificultad para respirar, cansancio o debilidad, infecciones como bronquitis y neumonía que no desaparecen o que siguen recurriendo, y aparición de sibilancias (silbido de pecho)[3].

Ante el diagnóstico, es importante determinar qué mutación genética desencadenó cada tumor, ya que esa información podrá determinar un mejor abordaje. “En el pasado, todos los casos de cáncer de pulmón se trataban de la misma manera, porque se conocía poco la enfermedad. El panorama ha cambiado en los últimos años, lo que permitió el desarrollo de medicamentos que buscan frenar o inhibir proteínas o procesos que dan lugar a alteraciones en algunos genes”, explicó el Dr. Ricardo Armisén, Jefe de Investigación del Centro de Excelencia en Medicina de Precisión de Pfizer, establecido en Santiago de Chile.

En la actualidad, existen más alternativas terapéuticas que aumentan la sobrevida y la calidad de vida de los pacientes. Las opciones de tratamiento incluyen la cirugía, radioterapia, quimioterapia y terapia dirigida. El equipo multidisciplinario, liderado por el médico tratante, determinará qué tipo de tratamiento es más indicado en casa caso, según sus características, el estado de salud del paciente y el avance de su enfermedad.

Qué metodología usar para el diagnóstico genético

El Centro de Excelencia en Medicina de Precisión de Pfizer (CEMP) llevó adelante una investigación clínica, que recopiló muestras de tumores de más de 4000 personas de Brasil, Chile y Perú, para intentar identificar qué método de diagnóstico es más sensible. Estuvieron involucradas más de 30 instituciones de salud.

Días atrás, se presentaron los primeros resultados de este estudio durante la Conferencia Latinoamericana en Cáncer de Pulmón 2018, que se realizó en la ciudad de Córdoba de nuestro país. Tal como refirió el Dr. Armisén, entre las conclusiones preliminares del estudio, se logró determinar que, “para arribar al diagnóstico, la técnica denominada ‘de secuenciación masiva’ es más específica que la inmunohistoquímica, lo que representa información crucial que contribuirá a disminuir demoras y despejar incertidumbres a la hora del diagnóstico”.  

“Es muy importante que se lleven adelante investigaciones de estas características, porque son las que pueden marcar una diferencia. Llegar antes al diagnóstico molecular e iniciar a tiempo el tratamiento más conveniente son aspectos críticos para mejorar el pronóstico de una persona con cáncer de pulmón. Por lo tanto, conocer qué técnica es la más conveniente aporta un gran valor a la comunidad médica”, sugirió el investigador.

Esta información reunida por el estudio, además, permitirá conocer las alteraciones genéticas más frecuentes en las personas con cáncer de pulmón de nuestra región. Al respecto, el Dr. Armisén remarcó que “esto es parte del esfuerzo de Pfizer por potenciar los estudios oncológicos en América Latina, lo que brindará la posibilidad de contar cada vez con datos más representativos y específicos de la región, que a futuro abran la puerta a desarrollar mejores terapias para los pacientes”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *