Agresiones por la espalda, piñas y escándalo total: una velada de UFC terminó en barbarie

La pelea entre el campeón invicto Khabib Nurmagomedov y el carismático Conor McGregor prometía ser la más importante de la historia de la compañía. Pero todo terminó en un papelón épico.
El regreso del peleador irlandés a la UFC tras dos años terminó en un escándalo. Luego de ganar en el cuarto round por sumisión, el ruso Khabib Nurmagomedov no tuvo mejor idea que ir a buscar a uno de los ayudantes de su rival fuera del octágono, lo que derivó en una barbarie como nunca se vio en espectáculos de este tipo.

El UFC 229 que se llevó a cabo en Las Vegas tenía todo para ser el evento más importante de la compañía máxima de las artes marciales mixtas a nivel mundial. Era la vuelta de McGregor, sin dudas la cara más convocante de todas, frente al imbatible peleador ruso, que durante la ausencia de su rival había tenido un sprint impactante que lo llevó a quedarse con el cinturón Ligero que pertenecía al irlandés.

Pero claro, la previa de este combate no sólo tuvo la pimienta habitual entre dos peleadores, sino que contó con una agresión de Nurmagomedov a un peleador amigo de McGregor, Artem Lobov, y la “venganza” del irlandés, que junto a su séquito agredió con violencia un micro en el que viajaba Khabib en abril de este año.

Todos estos condimentos terminaron influyendo en el papelón, Luego de dominar por completo la pelea y de someterlo con una “estrangulación” por la que McGregor se terminó rindiendo en el cuarto asalto, parece que el ruso no quedó conforme y fue por más.

Completamente descontrolado, en lugar de festejar saltó del octágono y fue a pegarle a un ayudante de su rival, que para colmo fue agredido por la espalda por otro individuo que a la vez saltó a escena con intenciones de golpearlo.

Lo cierto es que, tras diferentes trifulcas y en medio de un clima de tensión total, el presidente de la UFC, Dana White, se negó a darle el cinturón a Nurmagomedov, que se fue abucheado al igual que McGregor y resta ver cuál es la determinación que se tomá al respecto.

El ruso lleva un invicto de 27 peleas como peleador profesional y por ahora nadie pudo ganarle. Sin embargo, todo parece indicar que será sancionado y seguramente se quede sin su cinturón.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *