Dilema: la guerra de Mauro Icardi con el Inter sacude a la Selección

Hay un escándalo en Italia que impacta en la Selección Nacional. Se desató la guerra entre Mauro Icardi y el Inter. Basta de capitanía en el gigante de Milán para ese “9” tan singular. Se acabó. Le quitaron la cinta. Los dueños del club y el entrenador se hartaron de sus modos especiales, acentuados por la verborragia y los manejos de su mediática esposa-apoderada Wanda Nara en medio de las negociaciones para renovar el contrato.

El episodio final resultó la negativa del goleador a viajar a Viena para el partido de este jueves contra el Rapid, por la Europa League. Mientras tanto, aquí, atento a cada detalle, preocupado, se encuentra Lionel Scaloni, el hombre que lo había elegido como su centrodelantero para liderar esa renovación celeste y blanca que se impone tras el fracaso mundialista en Rusia.

Sabe el DT de Argentina que cada paso en falso de Icardi es demasiado peligroso y resta. Sabe también que Sergio Agüero presiona con sus goles por triplicado en el Manchester City. Habrá que esperar para saber hasta dónde los problemas de Icardi en Italia pueden allanar el camino de regreso del Kun a la Selección.

Se viene la citación para la doble fecha FIFA de marzo, el viernes 22 ante Venezuela en Madrid y el martes 26 frente a Marruecos en Tánger, las dos últimas escalas antes de la Copa América en Brasil. Deberá elegir Scaloni. Tiene tiempo el nacido en Pujato, es cierto. Sin embargo, las secuelas del conflicto entre el Inter e Icardi son impredecibles. Los protagonistas en cuestión si algo no aseguran es previsibilidad.

Todo complica el escenario del delantero en su club y rebota en la Selección, donde Icardi además tiene un tema por resolver: aquellas declaraciones luego del último amistoso diciendo que . Palabras que llenaron de bronca a los históricos. En un momento para celebrar tras el 2-0 a México, el 9 abrió una polémica innecesaria alrededor de una cuestión tan sensible como espinosa.

El plan de Scaloni es que Icardi, de algún modo, aclare públicamente aquellos dichos en la próxima citación. Es que el DT apuesta a que los problemas no se ventilen, sino que se arreglen en la intimidad. Es una las premisas que se desprenden de tal vez la máxima obsesión: fortalecer el sentido de pertenencia, poner a la camiseta de la Selección por encima de todo.

Scaloni habló con Sergio Agüero, como con otros históricos, en el arranque de su etapa como DT interino de la Selección. Ahí al no lo observó con ganas de volver enseguida a ponerse la celeste y blanca. Al contrario. Una posición que, por ejemplo, contrastó en forma absoluta con la de Angel Di María, quien inclusive hasta llamó al Lio-entrenador para decirle que estaba a disposición.

Es más, sin que se lo pidieran de la Selección, hizo gestiones personales ante el PSG cuando supo que Gonzalo Martínez se quedaba marginado del amistoso con Brasil por una lesión. Ahí Scaloni tampoco lo llamó a Di María porque la prioridad era probar jugadores nuevos. Pero a Fideo lo tiene en agenda para los amistosos y, por ende, para la Copa América. No tiene jugadores por la banda que exploten como él. Y le encantó su predisposición, todo eso que con Agüero no percibió…

Hoy el sigue estando afuera de la Selección, a pesar de su actualidad imponente. ¿Cambiará el panorama si la situación de Icardi se agrava en el Inter? No anduvieron con vueltas en el club italiano. En un tuit oficializaron que le quitan la cinta de capitán a Mauro. Ahora la llevará el arquero esloveno Samir Handanovic.

Al rato, ya en Viena, el entrenador Luciano Spalletti también fue contundente: “Quitarle el brazalete ha sido una decisión difícil y dolorosa, teniendo en cuenta el valor de nuestro ex capitán. Hemos tomado esta decisión con todos los integrantes del club. Ha sido única y exclusivamente por el bien del Inter”.

Y aclaró: “Ahora, la convocatoria o su participación en el partido, es otra cosa. Es él quien nos comunicó que no iba a viajar. Está claro que a mí los contratos no me interesan, pero hay algunas cosas que rodean a Mauro que se deben arreglar. Su reacción, no viajar con el equipo aunque yo lo convocara, lo demuestra. Hay cosas que incomodan al equipo del que era capitán y también al club. Por mi parte, el tema se acaba aquí: durante la semana hablarán los directivos y todos los demás”.

Todo sucedió un día después de que Wanda Nara calentara la historia al extremo en el programa deportivo que integra como panelista: “¿Por qué Icardi no marca? Siempre ha hecho goles. Lautaro (Martínez) ha marcado (el sábado, ante Parma) gracias a un gran movimiento de Mauro, que estuvo poco acompañado en este período. A lo mejor, Spalletti debía meter antes a Lautaro. Se aprovecha de que Mauro y Lautaro son amigos y entre ellos no hay rivalidad”.

La esposa-apoderada-periodista cerró: “Me gustaría que Mauro estuviese más protegido por el club”. Hoy el Inter, a su manera, con fuerza máxima, les respondió a Mauro y a Wanda. La guerra está declarada. La bomba explotó. Las esquirlas llegan hasta aquí, hasta el otro extremo del mundo. Sacuden a la Selección y preocupan a Scaloni. Mientras tanto, Agüero espera. El 9 celeste y blanco, como tema de debate, se potencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *