El empoderamiento de la lactancia materna

Aunque tradicionalmente vinculamos la alimentación del recién nacido con la madre, cuando los padres, las familias, las parejas y la sociedad la apoyan, las tasas de lactancia materna aumentan. Por eso, es fundamental trabajar en equipo para generar un adecuado entorno, empoderando a las madres y padres, para garantizar el derecho a la lactancia materna ahora y en el futuro.

*Asesoraron Dra. Ana Pedraza (MN  42867), Jefa de Neonatología de Clínica y Maternidad Suizo Argentina y la Dra. Patricia Subotovsky (MN 70224), Coordinadora de Neonatología de Clínica y Maternidad Suizo Argentina.

La lactancia materna no solo favorece la salud del niño, sino también brinda a las madres, a las familias y a toda la sociedad múltiples beneficios. La “Regla de oro” de la alimentación infantil, avalada por la Organización Mundial de la Salud, UNICEF y el Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación, propone lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses y continuar amamantando hasta los dos años o más con la incorporación de alimentación complementaria.

La lactancia materna facilita el crecimiento y desarrollo del bebé, proporciona nutrientes de alta calidad, disminuye el riesgo de enfermedades crónicas, reduce los episodios de infecciones respiratorias, gastrointestinales y otitis media aguda, y previene el síndrome de muerte súbita del lactante. Además, fortalece de manera sustancial el vínculo madre-hijo/a por lo que es importante iniciarla tan pronto como sea posible. Si las condiciones de la madre y el recién nacido lo permiten es fundamental colocar a los bebés en contacto piel con piel con sus madres inmediatamente después del nacimiento. Facilitar el contacto directo e ininterrumpido y apoyarlas para iniciar la lactancia tan pronto como sea posible después del nacimiento, permite el reconocimiento por parte de las madres de cuando su bebé desea y necesita ser alimentado.

La Lactancia Materna también brinda a las mujeres múltiples beneficios, por ejemplo, disminuye el riesgo de cáncer de mama y ovario, la hemorragia luego del parto, la anemia y la depresión pos parto.

Si bien las ventajas del amamantamiento son innegables, muchas madres sufren dificultades y complicaciones que solo se resuelven con un asesoramiento oportuno y adecuado. Aunque muchas de ellas pueden solucionarse durante la internación, otras requieren un seguimiento yasesoramiento pos-alta.

Es imprescindible que la madre esté cómoda y relajada antes de alimentar al bebé y pueda hacerlo en un ambiente tranquilo. Por ese motivo, es fundamental que no solo sea una tarea de la madre, sino un trabajo en equipo. Capacitar a mujeres y varones como madres y padres en igualdad, también permite facilitar la lactancia materna. La familia y el entorno cercano pueden constituir un gran apoyo y colaborar con este proceso, alivianando las tareas y acompañando a la madre a la hora de alimentar al bebé.

En ese camino, también es fundamental el acompañamiento de los profesionales de la salud desde el momento del nacimiento, durante la internación y después del alta asegurando un apoyo y  asesoramiento adecuado y oportuno.

Toda consulta de lactancia debe ser considerada y tratada con urgencia.

Es por esto que la Clínica y Maternidad Suizo Argentina y el Sanatorio de los Arcos ofrecen a todas las madres de los bebés que nacieron en ambas instituciones, la posibilidad de realizar consultas luego del alta.

Amamantar es un derecho

La lactancia materna y su continuidad debe ser un compromiso permanente de toda la sociedad.

Las madres que trabajan necesitan el apoyo y acompañamiento de familia y amigos, del equipo de salud, de sus jefes y compañeros de trabajo y de la sociedad en su conjunto.

Extracción de leche

La ley de salud pública sobre lactancia materna N°26.873 recomienda que toda mujer pueda contar en su lugar de trabajo con un espacio dotado de la privacidad y comodidades necesarias para que puedan extraerse leche y conservarla a la temperatura adecuada hasta su horario de salida, de forma que la persona que cuida a su bebé pueda administrársela al día siguiente durante su ausencia. Para eso propone la instalación de un Espacio Amigo de la Lactancia permanente en todo ámbito de trabajo donde se desempeñen veinte o más mujeres en edad fértil, o bien un espacio análogo temporario, si el número de trabajadoras en edad fértil sea menor de dicha cantidad.

Las dos formas posibles de extracción de leche materna son manual o con sacaleches. Antes de iniciar la extracción, es fundamental lavarse las manos con agua y jabón. Luego, la mujer debe sentarse en una posición cómoda y relajada y comenzar a masajear ligeramente el pecho. Al momento de guardar la leche extraída se deben utilizar recipientes de plástico duro o vidrio con tapa hermética o bolsas diseñadas para ese fin y rotularlos colocando fecha y hora de extracción.

La extracción de leche requiere de un aprendizaje, es frecuente que en las primeras extracciones se obtenga poca leche, pero con el tiempo mejorara.

Para conservar la leche, la misma puede guardarse a temperatura ambiente menor a 27°C, idealmente hasta 4 horas; en la heladera (no en la puerta) durante no más de 4 días; en el congelador dentro de la heladera por un lapso de 2 semanas; o  en el freezer a -18ºC, durante no más de 6 meses.

Lo más conveniente es sacar la leche del congelador o freezer la noche anterior y guardarla en la heladera. Debe ser usada dentro de las 24 hs de retirada y lo que el bebé no tome, luego de ese tiempo, deberá descartarse. Una vez descongelada debe agitarse suavemente para lograr que sea homogénea. Solamente si se necesita en forma inmediata, se puede descongelar bajo un chorro o dejándola unos minutos dentro de un recipiente con agua caliente.No debe hervirse, ni poner en el horno de microondas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *