Reincorporaron a una oficial trans a la Policía Federal

La ministra de Seguridad Patricia Bullrich calificó como “un acto de justicia” la reincorporación a la Policía Federal de una oficial trans que había sido relegada de sus funciones hace 9 años -y oficialmente pasada a retiro en 2011- por su identidad de género, y aseguró que su cartera y las cuatro fuerzas de seguridad “van a estar abiertas a respetar las decisiones individuales” de sus integrantes.

“Para este ministerio y el gobierno nacional es un acto de justicia que Analía Pasantino vuelva a la institución”, aseguró la titular de la cartera de Seguridad durante una conferencia de prensa que ofreció junto a la policía reincorporada, al jefe de la Policía Federal Néstor Roncanglia y a la coordinadora del Área de Diversidad y No Discriminación Mara Pérez Reynoso, quien también es una persona trans.

Bullrich explicó que Pasantino, desde que comenzó a exteriorizar su identidad de género autopercibida, “la pasó mal”, con expedientes internos que patologizaban su condición.

“Afirmaban que la por entonces oficial inspector era irrecuperable para la función policial, a pesar de contar con dos dictámenes externos favorables de la Policía de Seguridad Aeroportuaria y de la Procuración del Tesoro que coincidían en concluir que Pasantino estaba absolutamente apta”, destacó la ministra.

Precisó que pese a esto “tanto la Policía Federal como los organismos internos de este ministerio le negaron totalmente la posibilidad” de permanecer en la fuerza “y en 2011 se dispuso su pase a retiro que permaneció vigente hasta ahora, a pesar de las numerosas presentaciones en contrario”.

La ministra explicó que estas reivindicaciones fueron objeto de especial atención por el área que coordina Pérez Reynoso, “y esto culmina con que Pasantino no sólo vuelve a la institución policial, sino que vuelve en el reconocimiento del grado de subcomisaria”, que es el que tendría si hubiera permanecido activa en la Policía Federal.

“Ella fue dejada de lado de la institución como inspectora, un cargo que no tenía jefatura, ahora es subcomisaria y va a trabajar en Comunicaciones Judiciales, teniendo en cuenta su título de abogada, y eso para nosotros es muy importante”, agregó.

Bullrich aseguró además que “nos sentimos orgullosos como instituciones del Estado” de poder adoptar esta medida que demuestra que “este ministerio y las cuatro fuerzas que depende de nosotros, van a estar abiertas las decisiones individuales” de sus integrantes.

La ahora subcomisaria, en compañía de su esposa desde hace 23 años, manifestó alegría por volver a la institución “que tanto quiero”.

Contó que si bien “una es trans toda la vida, yo hice mi transición a los 40 años y desde ese momento fui víctima sistemática de discriminación por cuestiones de la identidad de género por parte de la institución policial; aunque no de mis compañeros”.

“Se me relegaron los ascensos, se me empezó a otorgar una licencia médica prolongada que no había forma de revertir a pesar de que yo presentaba certificados médicos que decían que estaba apta, y se me terminó aplicando un retiro obligatorio”, contó.

“Entonces yo presenté un reclamo al Inadi, que se transforma en un expediente que circuló dentro del Ministerio de Seguridad pero no había la voluntad política para resolverlo, al punto tal que la Procuración General, como última instancia administrativa, dispuso mi inmediata reincorporación, pero pasaron tres ministros y toda la gestión anterior” sin que hasta ahora se llevara a la práctica.

Pasantino calificó como “ilegal” la decisión que la mantuvo inactiva, porque durante este tiempo “se estuvo violando el derecho a la identidad de género, los principios de Yogyakarta y la resolución 1181/11” del mismo Ministerio de Seguridad que instruía ya a las fuerzas policiales y de seguridad federales para respetar todas las identidades de género dentro y fuera de estas instituciones.

Por su parte, Roncaglia aseguró que la Policía Federal va a recibirla “con los brazos abiertos” dado que “está más abierta a estas situaciones de diversidad sexual, porque priorizamos la idoneidad”.

Pérez Reynoso, cuya presencia no pasó inadvertida en la última Asamblea Especial de la Asamblea de las Naciones Unidas sobre el tema de las drogas por lo poco habitual de una persona trans integrando una comitiva de funcionarios en Seguridad, explicó que el desafío es también resolver el problema de las “requisas y cacheos (policiales)” a personas trans.

“Eso es una preocupación mundial para lo cual las personas transgénero presentes en las distintas fuerzas pueden hacer su contribución”, destacó.

Pérez Reynoso aseguró, además, que “la idea es que como ellas, que tienen la experiencia en primera persona de lo que padecieron y de cómo fue llegar a eso, nos puedan aportar, desde su experiencia, datos que suman para que las resoluciones y políticas públicas estén basadas en la realidad”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *