Policía fue baleado por un policía federal dentro de un patrullero

Ayer por la mañana, el policía de la Provincia Sergio Lima de 24 años, fue herido de un disparo en la cabeza por un policía federal, Julio Bravo en un episodio que está siendo investigado por el fiscal Aldo Lozano.

En conferencia de prensa, Lozano precisó que tomó injerencia de lo ocurrido por la llamada del ayudante de fiscalía, el Dr. Urquiola sobre el hecho de sangre. “Me señaló que durante el traslado de tres personas que habrían protagonizado un incidente vial en el marco de un operativo vial: un choque en cadena; el jefe de servicio dispuso que estas tres personas, dos policías federales y una tercera persona, sean trasladados a la Seccional de Sargento Cabral para realizar las medidas contravencionales de rigor. Aclaro que en el lugar del evento, el control de alcoholemia, se hizo el “alcohotest” a las tres personas”.

“En las dependencias policiales, el jefe de apellido Ramírez, dispone que sean trasladados a Medicina Legal para hacerle un examen más completo y estudios de rigor médico. Hasta ese momento tengo entendido que no sabían que eran policías federales”, añadió y confirmó que es materia de investigación el procedimiento, porque considera prima facie, que fue irregular por haber ingresado sin haber hecho requisa al momento de dejarlas alojadas.

“Tras la decisión de trasladarlas, las tres personas son ubicadas en la parte de atrás del patrullero, y adelante el conductor, el agente Lima -quien resultó herido-, y su compañero, de apellido Sala. En el ínterin del trayecto hasta la Central, sobre Ruta Nacional N°9, el individuo de apellido Bravo –Julio Bravo, autor del disparo-, habría esgrimido el arma y habría efectuado dos disparos. Conforme al relato de testigos dentro del vehículo, el disparo fue a matar contra el conductor. La bala milagrosamente, al chocar contra la reja se fragmenta, pero una parte ingresó por la parte de atrás de la cabeza, entre el cuello y la nuca”, continuó relatando Lozano. “Otra parte de la bala hirió al tercer individuo en el rostro, el otro conductor que era trasladado, quien confirmó que Bravo disparó a matar”.

“Está chequeado que era un arma reglamentaria de la fuerza policial”, reconoció el agente fiscal al ser consultado por el tipo de arma utilizada.

En la continuidad del relato de lo ocurrido, Lozano explicó que tras producirse dos disparos – dentro del vehículo encontraron dos vainas-, el otro policía federal, Alejandro Mora, quiso intentar que siga haciéndolo. Bravo salió del auto pero siguió disparando y dos proyectiles ingresaron al vehículo que estaba estacionado atrás, conducido también por un policía. Finalmente fue reducido por su propio compañero, el otro efectivo que iba en el patrullero y un tercer efectivo que había llegado hasta el lugar.

En este sentido indicó que, una vez notificado de lo ocurrido, se realizaron las pericias correspondientes en las manos de todos los presentes dentro del vehículo. Con la prueba de cargo, debemos probar con certeza quien era el autor y el resto es descartado.

La imputación que pesa sobre el detenido es “Homicidio Agravado por Alevosía y por la Condición de Funcionario Público de la Víctima” y “Atentado Agravado a la Autoridad y Uso de Arma de Fuego”.

Asimismo, refirió que Alejandro Mora –el otro policía federal- no está detenido ni imputado e inclusive indicó que de no haber sido por su intervención, podría haber habido más heridos.

Al ser consultado por la o las sustancias que habrían consumido los efectivos, el fiscal Lozano indicó que se han realizado los exámenes toxicológicos y los psicológicos y hasta el momento no hay resultados.

Finalmente indicó que el último parte médico señaló que el agente se encuentra internado en la UTI del Hospital Pablo Soria, estable, pero con peligro de vida.

 

FOTO: Policiales de Jujuy.com.ar

 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *