Robledo Puch salió de la cárcel por primera vez en 44 años

Carlos Eduardo Robledo Puch, uno de los asesinos seriales más famoso de la historia del crimen en la Argentina, salió el martes por primera vez de la cárcel tras permanecer 44 años preso, y fue trasladado a la Asesoría Pericial de San Isidro para ser sometido a una serie de exámenes médicos.

En medio de un importante operativo de seguridad, “El ángel de la muerte” fue trasladado este martes por la mañana en una camioneta del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), que lo llevó desde la cárcel de Sierra Chica hacia la oficina judicial a la que ingresó alrededor de las 9:30. Varios guardiacárceles trasladaron a Robledo Puch, quien llevaba chaleco antibalas y fue mantenido lejos de la prensa que estaba agolpada en la puerta de la Asesoría Pericial. Dentro de la dependencia judicial se le realizaron estudios de visión en un ojo y un electrocardiograma.

Alrededor de las 10:30 de este martes, el preso fue llevado en el mismo vehículo a la cárcel de Olavarría, su último destino luego de pasar por varias unidades penales durante casi medio siglo en cautiverio. El trámite había sido solicitado por la Cámara Primera del Crimen de San Isidro y no obedeció a los múltiples pedidos que había realizado el reo para salir de prisión.

Robledo Puch, de 64 años, purga una condena a prisión perpetua por haber matado a once personas entre 1971 y 1972, entre otros delitos graves. “El ángel de la muerte” fue condenado a reclusión perpetua por tiempo indeterminado el 27 de noviembre de 1980 por los crímenes que cometió.

A fines del año pasado, su abogado contó que él tenía recursos para poder vivir fuera de la cárcel, ya que tenía dinero de una herencia familiar y que un empresario (con el que lo uniría una relación de familia) le ofreció radicarse en Paraguay.

El 23 de marzo pasado el juez Duilio Cámpora rechazó el pedido de excarcelación presentado por la defensa de Robledo Puch. El habeas corpus que había sido presentado por el abogado defensor general José Luis María Villada, fue denegado por el magistrado, el cual consideró que “no se advierte en el presente que la privación de libertad del interno resulte ilegal o arbitraria”. Villada, en su presentación realizada en el mes de febrero, había argumentado que “la excesiva e injustificada demora (…) en resolver en definitiva la situación de Carlos Eduardo Robledo Puch, importa lisa y llanamente un agravamiento de las condiciones de detención”.

 

Fuente: Noticias Argentinas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *