Peña expuso en el Senado y se cruzó con la oposición

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, advirtió el miércoles que “en 150 días no se resuelven algunas cuestiones que no se resolvieron en los 4.500 días que gobernó el Frente para la Victoria”, al exponer ante la Cámara de Senadores, donde la oposición lo cuestionó por la suba de tarifas, la economía y el empleo, pero sin que se registraran cruces resonantes.

En cumplimiento del artículo 101 de la Constitución Nacional, Peña asistió a la Cámara alta para dar su informe de gestión mensual, que se extendió por seis horas en un clima calmo, salvo por algunas chicanas entre el funcionario y el kirchnerismo, y sin preguntas del frente Cambiemos.

“Son 150 (días) contra 4.500”, subrayó el funcionario, que también pronosticó una inflación para el segundo semestre “por debajo de los dos puntos”.

Luego de que legisladores del Frente para la Victoria (FPV) le preguntaran por las medidas “concretas” que tomaría el Gobierno por la suba de tarifas, Peña resaltó que “Hoy los más humildes están en la tarifa social”. “Sabemos que cualquier gasto extra para un trabajador lo pone en una situación difícil, lo sabemos, por eso hemos trabajado la paritaria”, destacó el jefe de ministros.

Sobre el empleo, Peña señaló que no existen despidos “masivos” y cuestionó que los números “hablan de la misma situación de hace un año”. “Hace un año, el kirchnerismo no hablaba de esta situación, no hablaba de una ley antidespidos”, ironizó el funcionario.  Los legisladores del Frente para la Victoria concentraron sus cuestionamientos en la situación del empleo, la inflación y el aumento de tarifas.

La senadora de Río Negro, Silvina García Larraburu, remarcó: “Nosotros no estamos de remerita, como dijo el ministro (del Interior, Rogelio) Frigerio. Las subas del gas llegan hasta 70 mil pesos en hoteles en baja temporada, muchos ya dijeron que no van a abrir sus puertas”.

Por su parte, el legislador de Tierra del Fuego Julio Catalán Magni criticó “el aumento de tarifas y la apertura de importaciones”, que “afecta muchísimo” a industria de su provincia. “Le mandamos 5 preguntas y fueron la nada misma, en la introducción de su relato toma con mucha liviandad la realidad y parece que vive en otra Argentina. En Tierra del Fuego hay manifestaciones multitudinarias porque no se puede pagar el gas”, enfatizó.

A su vez, la formoseña Graciela de la Rosa aseguró que desde que asumió Macri los “perdedores son la mayoría de los argentinos”, porque según evaluó “el diagnóstico que hicieron fue incorrecto, la devalución no fue cierta, fue el error fundacional de este gobierno, a partir del cual todo se vino abajo”.

En tanto, el senador de Proyecto Sur por la Ciudad, Fernando “Pino” Solanas, le reclamó a Peña por la compra sin licitación de gas a Chile y por el contrato YPF-Chevron. “No es un sobreprecio”, contestó el jefe de ministros sobre la importación de gas al país trasandino, a un valor mayor que el se paga a Bolivia.

Al respecto, Solanas criticó: “El jefe de ministros también avaló la compra de Gas a Chile un 128% más caro de lo que se compra a Bolivia, pero no hizo mención a que se violó el régimen de contrataciones públicas al efectuarse la compra en forma directa y sin licitación”.

Tras las respuestas de Peña bloque por bloque, la sesión informativa finalizó con los discursos de los jefes de bancada, momento en el que el peronista Miguel Ángel Pichetto mostró su “preocupación” por el “devastador” aumento del gas en la Patagonia y criticó el sistema de “ensayo y error” que practicó el oficialismo “sobre sectores que necesitan un tratamiento diferenciado”. El rionegrino también alertó sobre la “inseguridad” y los casos de secuestros, además de la pérdida de “50 mil puestos de trabajo en el sector de la construcción”.

En el arranque, en su exposición de apertura, Peña manifestó que el Gobierno ve “con mucho dolor la situación de Venezuela”, con “la crisis social y el desabastecimiento” y destacó: “No podemos olvidar que era un escenario posible para Argentina”. “Somos conscientes que la situación de los trabajadores, tal como dijo la Iglesia, es frágil. Salir de esa situación es una política que debería ser una política de Estado, que el trabajo sea una herramienta para progresar”, recalcó Peña.

El jefe de ministros indicó que se debe “tener un debate sobre cómo se genera empleo, sabiendo que muchos sectores que necesitan la ayuda del Estado”. “Somos conscientes de que todavía hay un enorme camino por recorrer en materia de igualdad, de derechos, pero en algún punto tener una economía que se vaya normalizando nos permite tener una herramienta para ello”, expresó en el recinto de la Cámara alta.

 

Fuente: Noticias Argentinas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *