Cameron pidió tolerancia tras el asesinato de la diputada Jo Cox

El primer ministro británico, David Cameron, hizo el viernes un llamado a la tolerancia tras el asesinato de la diputada Jo Cox, que obligó a una tregua en la tensa campaña del referéndum por la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE), conocida como “Brexit”.

“Ahí donde veamos odio, donde veamos divisiones, donde veamos intolerancia, tenemos que erradicarlas”, dijo Cameron en una ofrenda floral a Cox en Birstall, donde 24 horas antes caía asesinada a balazos y cuchillazos por un hombre cuyas motivaciones no trascendieron. Cameron, acompañado del líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, y del presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, recordó que “la tolerancia es la base” de la democracia británica.

Fue Corbyn quien anunció que el Parlamento se reunirá el lunes en memoria de Cox, interrumpiendo el receso obligado por el referéndum de la Unión Europea del 23 de junio.

La campaña para este referéndum había adquirido un tono tenso y este viernes hubo llamados a la moderación.

“Dos niños perdieron a su madre, un marido ha perdido a su querida esposa, y el Parlamento a una de sus defensoras más brillantes y apasionadas”, dijo el primer ministro sobre la diputada de 41 años, a la que conoció en Darfur en 2006, cuando era una activista de la organización Oxfam. “Nuestro país está conmocionado con toda la razón, y creo que es el momento de dar un paso atrás y pensar en las cosas que valoramos de nuestro país”, prosiguió Cameron. “Tenemos paz, tenemos estabilidad, tenemos un cierto nivel de bienestar económico (…) tenemos democracia en estas islas”, y “la tolerancia es la base” de todo ello.

Corbyn, por su parte, dijo que el asesinato de Cox fue “un ataque a la democracia”.

Los primeros indicios de que el asesinato de la diputada británica Jo Cox podría perjudicar al campo del “Brexit” llegaron el viernes, con la subida de la libra y las primeras acusaciones de haber crispado el ambiente con su campaña.

Los homenajes a Cox proliferaron el viernes. En Birstall, en el condado de Yorkshire (norte de Inglaterra), donde se produjo el asesinato, la estatua del teólogo Joseph Priestley, hijo célebre del pueblo, se llenó de flores en homenaje a Cox.

Por otra parte, la policía británica informó de que Cox había recibido amenazas de un hombre que no es Thomas Mair, el detenido por su muerte. “Los agentes recibieron información de la diputada Jo Cox sobre comunicaciones malintencionadas, y en marzo de 2016 detuvieron a un hombre”, dijo un portavoz policial. “No es el hombre detenido en el condado de West Yorkshire”, en el norte de Inglaterra, donde ocurrieron los hechos.

 

Fuente: Noticias Argentinas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *