El fiscal Anticorrupción amplió una acusación contra Julio de Vido

El fiscal Anticorrupción, Joaquín Millón Quintana, amplió una acusación contra el ex ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, y sus subordinados (el detenido José López, Roberto Baratta y Germán Nivello) por los millones que le giraron a Milagro Sala por obras públicas que nunca se hicieron y otras que quedaron inconclusas.

Se trata de la causa “Pibes Villeros” que presentó en febrero el fiscal de Estado, Mariano Miranda, en la que acusa a De Vido por presunto fraude a la administración pública e incumplimiento de deberes de funcionario público. Ahora, la Oficina Anticorrupción incluyó a López en la denuncia y sumó al expediente la declaración judicial de Mabel Balconte, ex militante de la Tupac Amaru, quien dijo que Máximo Kirchner recibía bolsos con dinero en la Quinta de Olivos.

El fiscal planteó como hipótesis que los 9 millones de dólares encontrados en el convento de General Rodríguez serían “contraprestaciones” pagadas a López, cuya función era “destrabar pagos para la Tupac Amaru”. Así lo constató también la ex militante arrepentida, al afirmar que el ex secretario de Obras Públicas era el que se encargaba de ejecutar esas gestiones

La aparición de los bolsos de dinero reforzaron las dudas del fiscal. “Los hallazgos de General Rodríguez nos hacen sospechar que parte de ese dinero corresponde a los retornos que debían ser aplicados a la obra pública”, señaló hoy Millón. “Hay más de una persona en Jujuy que señala que López tenía una relación directa con Sala y venía seguido a la provincia”, amplió.

La denuncia judicial establece en detalle las responsabilidades que tendría cada funcionario en los desmanejos con la obra pública de Jujuy.

Según el escrito, el ex subsecretario de Desarrollo y Vivienda, Germán Nivello es el principal “el principal responsable, a nivel nacional, del irregular desvío de fondos perpetrado a través de las Adendas”, a partir de las cuales se redeterminaban precios de obras por casi 150 millones de pesos.

En el caso de José López, el fiscal cree tenía obligaciones de coordinación y supervisión de las áreas antes mencionadas, por lo cual debía estar necesariamente al tanto” de los desvíos de fondos vinculados a la agrupación de Sala.

En tanto, el subsecretario Roberto Baratta “omitió sus deberes de control en tanto debía intervenir ante incumplimientos en los procesos de rendición de cuentas”, algo que no ocurrió antes de que se realicen los pagos adicionales tras las adendas.

Detrás de esta cadena está Julio de Vido como máximo responsable jerárquico, quien “debió estar al tanto del trámite irregular otorgado a las Adendas y consecuentes adicionales de pago”, publicó hoy el diario Clarín.

Con esta recopilación de indicios, el fiscal pidió que se cite a indagatoria a De Vido y sus subordinados, no sólo para explicar qué pasó con los millones de la Tupac, sino también para verificar si los bolsos de López fueron “ilícitas contraprestaciones que metódicamente ellos recibían de las manos de Milagro Sala”.

El gobierno de Gerardo Morales calcula que hubo una defraudación al Estado por más de 700 millones de pesos, que se realizaba a través de la presentación de facturas apócrifas con obras inconclusas. Todo esto, bajo la connivencia del gobierno nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *