José López se negó a declarar por el delito de portación de arma

El exsecretario de Obras Públicas del kirchnerismo José López se negó el martes a declarar ante la fiscal Alejandra Rodríguez, en el marco de la causa por el delito de portación ilegal de arma, la que llevaba la madrugada del martes pasado cuando fue detenido en General Rodríguez con casi 9 millones de dólares. Así lo confirmó la abogada del exfuncionario Fernanda Herrera en declaraciones a la prensa, al salir del penal de Ezeiza, donde su defendido se encuentra alojado desde el martes pasado.

La fiscal se trasladó hasta la unidad penitenciaria para tomarle declaración a López, pero éste argumentó que no estaba “en condiciones” para ello. “No firmó el acta (de declaración) porque no se sentía en condiciones de declarar. Sabía el delito que se le imputa, pero se negó a firmar”, explicó Herrera.

Tras reunirse por tres horas con su cliente, la letrada aseguró: “Lo vi tranquilo, pero obviamente está pasando por una situación de estrés. Todavía no está bien de salud”.

La abogada informó que López seguirá alojado en el área para pacientes psiquiátricos del penal de Ezeiza. “Va a quedar alojado en esta unidad. Probablemente lo trasladen a otra sala en el mismo sector”, señaló.

A su vez, Herrera anticipó que el próximo viernes se realizará una pericia de las imágenes registradas por las cámaras de seguridad del monasterio de General Rodríguez, y aclaró que aún no hay una orden para la “apertura” de los celulares.

En otro sentido, adelantó que “llegado el momento” le va a “plantear” a López la posibilidad de que se adecue a la llamada “Ley del Arrepentido” para colaborar con la Justicia en la investigación.

El exsecretario fue detenido en la madrugada del martes pasado en un monasterio de General Rodríguez cuando intentaba ocultar en ese predio bolsos con dinero por un monto total de casi 9 millones de dólares.

López se encuentra detenido a disposición del juzgado federal a cargo de Daniel Rafecas, quien lo investiga por presunto enriquecimiento ilícito, y del Juzgado de Garantías de Mercedes por la portación de un arma sin el permiso correspondiente en regla. Al ser arrestado, el exfuncionario tenía en su poder una carabina suiza Sig Sauer 522LR, que pesa casi tres kilos, tiene calibre 5,5 mm y dispara balas de calibre 22.

 

Arzobispo dijo que es un “fantasía” pensar que existe una bóveda en el monasterio

Supuesta bóveda en el monasterio de General Rodríguez

El arzobispo de Mercedes-Luján, Agustín Radrizzani, negó el martes que la cavidad subterránea encontrada en el monasterio de General Rodríguez sea para esconder dinero y aseguró que esa idea es “una fantasía”, a la vez que confirmó que José López y Julio De Vido habían visitado el lugar.

“Me causa tanta impresión lo que pasó con López como la fantasía que gira en torno al pozo que encontraron en la capilla”, señaló el prelado en declaraciones a la prensa, tras visitar a las monjas que viven en el monasterio y resaltó: “Eso de que eso (la cavidad) iba a ser una bóveda de dinero es una fantasía total”.

Radrizzani advirtió que “no hay paquetes de guita que hayan llegado” al convento y explicó que el “pozo” era para enterrar al obispo Rubén Di Monte, quien había expresado “en su testamento” su voluntad de que sus restos quedaran en ese lugar. “Di Monte quería ser enterrado en el convento, y figura en el testamento”, indicó el prelado, que también afirmó que la madre Alba también tiene intenciones de ser enterrada en el convento.

Según dijo, “es una tradición en los monasterios tener un lugar de tumbas”.

Sobre la casa “a medio construir” al lado del convento, Radrizzani sostuvo que “iba a ser una casa de oración” y “los fondos de esa construcción fueron donaciones que recibió monseñor Di Monte”.

El arzobispo de Mercedes-Luján también subrayó que el exministro de Planificación Federal, Julio De Vido, fue al monasterio “tres veces junto a su mujer” y que el exsecretario de Obras Públicas también visitó el lugar en varias oportunidades acompañado por su esposa. “Aquí ha venido tres veces el señor De Vido con la esposa y algunas veces más ha venido López con la esposa. No, no traían (dinero)”, resaltó el prelado.

En tanto, Radrizzani explicó que el monasterio tenía cámaras de seguridad y un alambrado porque habían sufrido varios robos en los últimos tiempos.

El arzobispo señaló, en tanto, que la habitación de las monjas también fue revisada durante el allanamiento policial.  “Yo hablé con las hermanas, están mucho más tranquilas que yo, me daba cuenta que tenía que venir porque no tengo que ocultar nada”, agregó.

 

Fuente: Noticias Argentinas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *