Trabajadores de Ledesma levantaron parcialmente el corte

El conflicto salarial en el ingenio atravesaba ayer el octavo día de paro con cortes de ruta, en un marco de tensión luego de que quedaran suspendidas sin fecha las negociaciones paritarias. Pese a ello, una asamblea resolvió levantar parcialmente el corte sobre la ruta 34 para marcar la predisposición a negociar.

Se levantó parcialmente el piquete sobre la ruta nacional 34, en el acceso sur a la localidad de Libertador General San Martín, porque “la asamblea decidió descomprimir momentáneamente en un gesto hacia el gobierno y la empresa”, con voluntad negociadora, dijo a la prensa Rafael Vargas, secretario general del Sindicato de trabajadores del Ledesma (Soeail).

Las posiciones en materia salarial parecen algo menos distantes que al comienzo de las tratativas pero aún lejos de un acuerdo, tras sucesivas reuniones en la sede de la cartera laboral, incluida la del miércoles.

La empresa señaló que hasta ahora “no hubo acuerdo pese a que Ledesma ya ha modificado tres veces su ofrecimiento salarial” y atribuyó la persistencia del conflicto a que “los referentes del sindicato volvieron a mostrarse intransigentes y no modificaron sus pretensiones”.

Por su parte, Vargas sostuvo que “Ledesma SAAI no cede en cuanto a la propuesta de mejora salarial” y reiteró que la referencia para la representación sindical sigue siendo el acuerdo en el ingenio San Isidro, que desde hace dos mes paga “la tira final” para la categoría poco más de 16.300 pesos.

El titular del Soeail afirmó además que en la propuesta patronal tienen importante peso sumas no remunerativas que repercuten negativamente en el pago de aguinaldo y vacaciones, entre otros aspectos.

Ledesma señaló también que el sindicato desacata con sus medidas de fuerza la conciliación obligatoria dispuesta por la cartera laboral, mientras que Vargas entiende que no están obligados a acatarla, según sus asesores legales, porque previamente cumplieron todos los plazos de una medida similar resuelta por el Ministerio de Trabajo de la Nación.

El comunicado patronal argumentó que “la actitud tomada por el sindicato va en contra de los intereses de más del 80% de los trabajadores azucareros de Ledesma”, mientras que para Vargas “la empresa no quiere negociar y sólo busca el disciplinamiento de quienes piden una mejora”.

En las tensiones que acumula el conflicto influyen también versiones sobre un desalojo de la ruta 34 alimentadas por críticas públicas del ministro de Seguridad, Ekel Meyer, al fiscal federal Domingo Batule, que hasta ahora optó por dialogar con el Soeail en el corte de la ruta 34 en lugar de ordenar su desalojo.

En este marco, parece imposible separar la evolución del conflicto de la marcha que esta tarde realizarán desde Calilegua a Libertador organizaciones de derechos humanos, estudiantiles y sindicales, entre otras, “a 40 años de los Apagones del Terror de Ledesma”, la represión que secuestró en julio de 1976 a unas 400 personas entre trabajadores y vecinos del ingenio, más de 30 de los cuales siguen desaparecidos.

Los convocantes de esta marcha que se realiza hace 33 años repudian la represión con balas de goma y gases del jueves de la semana pasada a huelguistas del Ledesma, rechazan la criminalización de la protesta social y apoyan todas las luchas de los trabajadores, entre sus principales consignas, además de exigir el juzgamiento de Carlos Blaquier, dueño del Ledesma, en causas por crímenes de lesa humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *