Maradona y Ojeda llegaron a un acuerdo por Dieguito Fernando

Esta mañana se produjo la mediación en Tribunales, luego de que “El Diez” le enviara a su ex mujer una carta documento para establecer un régimen de visitas con el niño. Maradona no fue al encuentro: estuvo representado por su abogado, Matías Morla.

Tras una serie de declaraciones cruzadas muy polémicas en los medios, Diego Maradona y Verónica Ojeda establecieron un régimen de visitas por Dieguito Fernando Maradona, el hijo menor del ex futbolista. El acuerdo firmado esta mañana en Tribunales dejó sentado que cualquier día en el cual se encuentre en Buenos Aires, Maradona puede llevar al niño a su casa de Villa Devoto después de las 17. Ese horario se fijó para que Dieguito, quien en unos días cumplirá cuatro años, pueda cumplir con sus obligaciones escolares. Además Verónica viajará a Dubai cada tres meses, para que el padre pueda seguir en contacto con el chico.

La disputa entre Diego y Verónica terminó en Tribunales luego de una carta documento enviada por Matías Morla, abogado de “El Diez”. A las 11 horas comenzó la audiencia de mediación, aunque sin la presencia de Maradona: en ese momento estaba viendo el partido de la Copa Davis junto a su pareja, Rocío Oliva. A lo largo de la reunión se comunicó dos veces con Morla, vía telefónica, para dar su aprobación al acuerdo y hacer algunas sugerencias.

En estas horas Verónica había declarado que no quería que Rocío se acercara a Dieguito. No obstante, se comprometió a conversar con ella para llegar a un entendimiento, y que la actual novia de Maradona pueda estar presente en los encuentros entre padre e hijo. Pero hubo una salvedad con su propia relación amorosa: cada vez que viaje a Italia para visitar a su pareja, Ojeda no podrá llevar a su hijo. No obstante, es posible que ese punto genere un problema en el futuro: llegado el caso Verónica pediría la autorización de un juez para viajar con su niño, de acuerdo a lo que adelantó a la prensa.

“Voy a tener un buen diálogo con Rocío porque sé perdonar -dijo Verónica al salir de la audiencia-. Dejé de lado muchas cosas por ver feliz a mi hijo. Y todos cometemos errores. Estaría buenísimo que tengamos una charla, y que Diego la deje hablar conmigo. Todos tenemos que pensar en Dieguito, que es el menor de la familia. Llegamos a un buen acuerdo: estoy contenta, pero también siento un poco de alivio, así se termina todo…”.

Y así, tras aquellas declaraciones desafiantes y la carta documento, Maradona y Ojeda firmaron la paz. Cada uno sabrá quién ganó y quién perdió, aunque hay un gran beneficiado: Dieguito Fernando, quien ya desde este fin de semana pasará tiempo con su papá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *