La CGT encabezó una movilización multitudinaria y anunció un paro sin fecha

La Confederación General del Trabajo (CGT) encabezó una multitudinaria movilización de trabajadores para reclamar cambios en la política económica del Gobierno y lanzó un paro nacional para fines de marzo o principios de abril pero sin ponerle fecha, lo que provocó reclamos, corridas e insultos.

Mientras la oposición tuvo expresiones de apoyo a los reclamos sindicales y acompañamientos a la marcha, desde el Gobierno y el oficialismo se criticó la movilización por su motivación “polìtico-electoral”, aunque volvieron a llamar a una mesa de diálogo.

Tras los discursos de los tres secretarios generales que conducen la CGT, Carlos Acuña, Oscar Schmid y Héctor Daer, en ese orden, y ante la falta de definición de la fecha del paro general de 24 horas anunciado, se iniciaron incidentes, con corridas, insultos y desórdenes entre un grupo que pedía una fecha concreta y algunos sindicalistas, como Pablo Moyano, que debió ser defendido por militantes de Camioneros ante ataques de grupos que se reivindicaban como kirchneristas.

La tensión que hubo en el acto se evidenció sobre todo cuando Héctor Daer dio su discurso, el que fue abucheado en varias partes, sobre todo cuando no le puso fecha a un paro nacional, y hasta cometer el furcio de que la huelga general se haría “antes de fin de año”.

El mismo Daer vivió momentos de zozobra antes de que sus custodios lo refugiaran en el hall de la sede de la Federación de Empleados de Comercio, ubicada en Diagonal Sur, a pocos metros del palco del acto central.

La zona del palco terminó copada por esos grupos violentos identificados con el kirchnerismo, y hasta la avenida 9 de Julio, desde la Diagonal Sur, siguieron los incidentes, con corridas y empujones.

Luego de que se calmaran los ánimos en la calle, Daer responsabilizó “a gente del municipio de Berazategui” por los disturbios que marcaron el final del acto y, en declaraciones a la prensa, aseguró que “lo que buscaron fue enturbiar” la movilización.

Mientras transcurría el acto cegetista, el jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, salió al cruce de la protesta por medio de su cuenta de twitter, donde sostuvo: “Creemos firmemente que hay mucho trabajo por realizar y que el diálogo constructivo da sus frutos; las puertas están abiertas”.

Peña agregó que “lamentablemente, este año la política electoral se está mezclando con la agenda de trabajo que tenemos que hacer en conjunto”, y recordó que “desde el primer día planteamos que a través del diálogo y trabajando con los gremios íbamos a poder mejorar la realidad de los trabajadores”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *