Kicillof: “Este es un Gobierno que hace bien los números pero miente en el discurso”

Muy lejos de las tensiones que mostraba en su paso por el Ministerio de Economía en la peor etapa del gobierno de Cristina Kirchner, y en una oficina muy modesta en uno de los tantos anexos que tiene el Congreso de la Nación, en contraste con la amplitud y elegancia del despacho que tenía en Hipólito Yrigoyen 250, Axel Kicillof, ahora como diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires del Frente para la Victoria, accedió a una entrevista distendida, pese a que ejerce la presidencia de la Comisión de Economía de la Cámara baja, y además es un miembro activo de las Comisiones de Presupuesto; Pyme, Industria, Comercio, Economías regionales, Mercosur y Análisis y Seguimiento de las Normas Tributarias; y es miembro de la Comisión Bicameral para la Reforma Tributaria.

Si bien Axel Kicillof tomó el timón de la economía el 20 de noviembre de 2013, luego de que renunciara Hernán Lorenzino, tras manifestarle a un periodista “me quiero ir” porque no tenía respuesta a la singular brecha que durante su gestión se había abierto en la medición de la inflación entre los privados y el entonces intervenido de hecho Indec, se lo recuerda como el “cerebro” del cepo cambiario que anunció la presidente Cristina Kirchner el último día de octubre de 2011, luego del triunfo electoral con el 54% para la reelección. Es que por entonces era el viceministro de Economía, en su condición de Secretario de Política Económica y Planificación de Desarrollo de esa cartera. A partir de ese momento el PBI y el empleo privado se estancaron, la inflación se aceleró y el comercio exterior se derrumbó.

Sin embargo, lejos de compartir que ese escenario fue producto de su política, con la firmeza, pero a su vez con la confianza que le da su dote de docente, el ahora legislador no sólo defendió su gestión, sino que criticó con dureza las medidas del primer año y medio de Gobierno de Mauricio Macri, a quien culpó de haberle mentido a la sociedad: “Este es un Gobierno que hace bien los números, pero miente en el discurso”, enfatizó apoyado en planillas de excel que compara los datos de las cuentas fiscales de 2016, bajo la conducción de Alfonso Prat-Gay, y los que había dejado al cierre de 2015.

Del mismo modo, Kicillof cuestionó las nuevas estadísticas de pobreza que elaboró el Indec sobre la base de la Encuesta Permanente de Hogares.

Y destacó en su análisis de las primeras medidas del Gobierno de Cambiemos que “Macri se metió en la trampa de tener salarios bajos en pesos y caros en dólares”.

– ¿Cómo ve la economía?

– Con bastante preocupación, pero sin sorpresa. Durante 2015 me tocó ser ministro de Economía y al mismo tiempo candidato a diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires, con lo que estaba en la compleja situación de estar manejando las posiciones del Gobierno y al mismo tiempo estar en campaña. Ya en esa situación veíamos una coyuntura mundial muy complicada, que hoy continúa con la caída de los precios de las materias primas, con la situación financiera muy inestable a escala mundial, en especial en el mercado petrolero. Ante eso ya en 2014 empezamos a tomar una serie de medidas que en 2015 dieron un buen resultado, aún según las estadísticas menos favorables privadas y de opositores a nuestro Gobierno: bajó la tasa de inflación a la mitad, según la medición del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires; y en actividad cerramos con un crecimiento de 2,6%. Obviamente tomando medidas muy activas, como fueron los programas de Precios Cuidados, Ahora 12, descuentos en la SUBE, Procrear y Progresar que favoreció a un millón de estudiantes que estaban en una situación compleja para acceder al mercado laboral; con una idea muy clara de cómo enfrentar esta situación internacional incierta, con fuertes estímulos al mercado interno, y al mismo tiempo, con impulso de la inversión pública, que no es un gasto, sino inversión, y al mismo tiempo con medidas prudenciales del punto de vista financiero y cambiario.

– ¿Con ese escenario a qué atribuye haber perdido las elecciones en 2015, y al mismo tiempo que muchos economistas sostuvieran entonces que habían devaluado en 2014 sin un plan sustentable?

– En 2015 terminamos con la economía creciendo, no perdimos empleos, todos los indicadores de salarios mostraron aumento, y sacamos el 49% de los votos, después de 12 años de gobierno. Obviamente, en una situación de estrés internacional. Por tanto, la economía no fue decisiva en el resultado final de las elecciones. Hubo una campaña con las técnicas que hoy se utilizan de marketing político, que del lado de la oposición, si me permite decirlo en criollo fueron una batería de mentiras. Sobre las cuestiones que podrían generar alguna duda, incomodidad, insatisfacción en el debate de la economía, Mauricio Macri prometió mejorarlas todas. Recuerdo los spot publicitarios donde decía: “la inflación es lo más fácil que tengo para resolver”; otro “le voy a dar el 82% a los jubilados”, “voy a subir el salario a los docentes fuertemente”; “eliminar el Impuesto a las Ganancias a los trabajadores”, que eran sectores que aún habiendo mejorado en 2015 tenían aspiraciones distintas. Captó todas esos votos, creo que fue decisivo en el resultado final de la elección, lo digo por experiencia personal. Si no nosotros hubiésemos mentido así la ganábamos también.

– Pero los ministros del Gobierno aseguran que el salario docente aumentó, en particular el básico inicial…

– Sí, por el ritmo de la inflación, no más, aún el mínimo inicial. No, en 2016 el salario docente cayó en 2016 unos 8 puntos porcentuales en términos reales. O sea, el Gobierno bajó los salarios de los docentes; a los jubilados le dio un aumento como 10 puntos por debajo de la inflación…

– Cumplió con la Ley de Movilidad Jubilatoria, que determina subas semestrales sobre la base de la inflación de los seis meses previos. Ahora se está compensando porque el alza de los precios se está desacelerando, y el ajuste en marzo fue superior al ritmo actual…

– Sí, es un régimen hecho para una economía no contractiva, no como la que estamos viendo ahora con el nuevo Gobierno. Por eso decía que si Macri hubiese hecho un décimo de lo que había prometido en campaña, creo que estaríamos mejor, pero hizo todo lo contrario. Conozco a los economistas que acompañan al Presidente y lo que piensan. Están llevando adelante un programa que tenían pensado para 2011, 2007 e incluso para 2003, en eso les veo mucha coherencia, pero sucede que son neoliberales en sus concepciones, no es una crítica, es lo que son. Y ¿qué hacen los neoliberales, o qué piensan?, que hay que ajustar el Presupuesto, lo ajustaron, en 2016 el gasto público en relación al PBI cayó en dos puntos porcentuales; devaluaron inicialmente muy fuerte, ahí creo que cometieron un error técnico y otra mentira comunicacional porque dijeron que la devaluación no se iba a trasladar a precios, eran los únicos en toda la Argentina que pensaban eso, pero lo dijeron: devaluaron 57% y hoy la tasa de inflación acumulada están en 57,5 por ciento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *