El Gobierno lanzó el plan de retiros voluntarios en el Estado

El Gobierno oficializó el régimen de retiros voluntarios dirigidos a la administración pública con el objetivo de reducir el tamaño del Estado.
La medida figura en el decreto 263/2018, que se publicó este martes en el Boletín Oficial con la firma del presidente Mauricio Macri y los ministros Andrés Ibarra (Modernización) y
Nicolás Dujovne (Hacienda).

“Entre las premisas del Gobierno Nacional se encuentra la de lograr la utilización de los recursos con miras a una mejora sustancial en la calidad de vida de los ciudadanos focalizando
su accionar en la producción de resultados que sean colectivamente compartidos y socialmente valorados, conforme surge del Plan de Modernización del Estado”, indicó el Ejecutivo en
uno de los considerandos de la norma.

La medida establece tres condiciones para adherir al retiro voluntario: tener 65 años o más y contar con los años de servicio necesarios para jubilarse; tener entre 60 y 65 años; o
tener hasta 60 años de edad, con dos o más años de antigüedad en las entidades y jurisdicciones previstas.

La norma aclara que no podrán participar de este régimen personal de las Fuerzas Armadas en actividad o retirado; de las Fuerzas de Seguridad y Policiales en actividad o retirado;
de la Agencia Federal de Inteligencia. Tampoco docentes, profesionales de la salud, del servicio exterior o científico técnico.

También quedan afuera aquellos que se encuentren procesados por delitos en perjuicio de la administración pública, sumariados, o hayan iniciado reclamos administrativos o demandas
judiciales contra el Estado.

Los empleados de 65 o más que adhieran al plan podrán percibir una suma no remunerativa de 24 cuotas mensuales, iguales y consecutivas.
Por otra parte, quienes tengan entre 60 y 65 cobrarán en 36 partes y cumplidos los 65 percibirán hasta 12 cuotas adicionales, siempre que en total no se supere la cantidad máxima de
36.

En tanto, los menores de 60 recibirán un resarcimiento de hasta seis cuotas según la antigüedad al momento de la desvinculación, y luego entre 6 y 24 cuotas mensuales consecutivas,
que serán del 70% de la remuneración neta.

“El plan de retiro voluntario concedido a los agentes dejará de abonarse luego de transcurridos seis meses de iniciado el trámite previsional o a partir de la fecha de su otorgamiento”,
señala el texto oficial.

Quienes ingresen en el programa no podrán volver a ser incorporados bajo ninguna modalidad de empleo o contratación de servicios u obra en las jurisdicciones y entidades
previstas por cinco años desde la baja.

El personal que acceda a este régimen continuará gozando de la cobertura médica asistencial de obra social durante el plazo de percepción de las cuotas o hasta la obtención
del beneficio previsional, lo que ocurra primero (se brindará a través de la Obra Social Unión Personal (UP).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *