Mujeres emprendedoras: 5 claves para su desarrollo

Con positivas experiencias de formación e impulso al emprendedurismo femenino, especialistas avanzan en la aplicación de herramientas para fortalecer a la mujer como protagonista en el desarrollo económico y social, recomendando 5 claves para lograrlo.

 Alexandro Bravo Bonino forma parte de programas de administración y negocios de la empresa Arthur & Bernard I Management Center, que respalda actualmente a empresas jujeñas y de Latinoamérica. Pero las tareas de este equipo está cambiando además el destino de diversas mujeres en Santa Cruz, Bolivia.

Esta entidad comenzó a trabajar con ellas desde el 2013, apuntando a multiplicar su potencial mediante “emprendimientos por oportunidad”, aquellos que “no solamente contribuyen a la economía familiar, sino que también permiten proyectar un negocio escalable: con un potencial fuerte de crecimiento a nivel global y que contribuyen al desarrollo de la región”, según Bravo Bonino.

“Creo que la educación y nuestra propia formación nos han enseñado que trabajar responde a buscarse un trabajo de 8 horas y percibir un sueldo por ello. La opción que buscamos promover es que también se den cuenta que pueden emprender transformando una necesidad, insatisfacción o preocupación en una oportunidad; y cuando a ello incluyes pasión, compromiso y esperanza, se puede transformar en un excelente negocio”, dijo el experto.

A su entender, una mujer que quiera emprender debe primero tener actitud y la convicción de hacerlo, y después “salir de su zona de confort” sumando habilidades sobre liderazgo y trabajo en equipo, capacidad para relacionarse y generación de networking,

 ¿Por qué el emprendedurismo femenino?

 Según Bravo Bonino, el aporte de las mujeres a un país es fundamental: desarrollan mejores habilidades sociales que los hombres y tienen altos estándares de colaboración, inteligencia colectiva, dinamismo y flexibilidad para la toma de decisiones, junto a una mejor comunicación en los equipos que lideran.

Para “empoderar a la mujer”, aseguró que la capacitación y desarrollo de habilidades debe unirse a redes de colaboración, capital de riesgo y uso de la tecnología. En ello, sostuvo que el rol del Estado es fundamental, con políticas públicas pro-emprendimiento que generen un ecosistema con programas de incubación, financiamiento y recursos concursables, agilización del trámite para constituir empresas, apoyo impositivo en etapa inicial de nuevas empresas, programa de asistencia técnica y aceleración de empresas, entre otros.

Agregó que el vínculo gobierno – empresa – universidad son fundamentales para este ecosistema, así como el fomento de la cultura emprendedora “desde los colegios”, entendiendo que “el fracaso es un inmejorable espacio para seguir aprendiendo”.

 ¿Cómo lograr una emprendedora exitosa?

 Tomando las vivencias de Santa Cruz, así como las de otros países latinoamericanos donde intervinieron, Bravo Bonino mencionó 5 claves para que una mujer emprendedora sea exitosa. La primera es el Aprendizaje; desarrollar “habilidades Soft” (negociación: capacidad de escuchar, liderazgo y trabajo en equipo, inteligencia emocional) y equilibrarlas como lo “hard” (marketing y ventas, contabilidad, finanzas y estrategia).

En segundo término, afirmó: “Hace muchos años, cuando dejé Chile para radicarme en Bolivia, mi mentor me dio quizás el consejo más sabio; apenas llegues a Bolivia y conozcas gente, invítala a tomar un café. Aprendí que cada vez que me juntaba con alguien abría un espacio de conversación que no existía; cuando uno ha desarrollado la capacidad de observar, escuchar, y de entender que a cada necesidad, preocupación o insatisfacciones, podemos hacer una oferta, las conversaciones se transforman en inmejorables espacios para generar networking y más aún para generar oportunidades”.

La tercera clave, dijo Bravo Bonino, es leer mucho y navegar en internet, fundamental para indagar, explorar y aprender más.

En cuarto lugar, aconsejó participar de eventos y actividades sociales para construir relaciones y generar networking. “Gran parte de las oportunidades están ahí”, dijo.

Finalmente, apostó a que las mujeres interesadas se postulen a concursos e iniciativas emprendedoras, espacios de aprendizaje y de relacionamiento.“Más allá de los premios y/o recursos, uno aprende mucho de los demás”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *