Balacera de Azopardo: Un testigo implicó a Milagro Sala

Ayer se realizó la tercera audiencia del juicio “Balacera de Azopardo” en el que declararon cuatro testigos.

El primero en declarar fue José Antonio Cardozo, hermano del imputado. Dijo que ese día estuvo en el barrio y presenció el incidente. “Llegaron en un auto Clío rojo, Ávila y Páez, nos insultaron, después dispararon contra Cardozo e hirieron a una nena. Escuché como 5 o 7 disparos, había mucha gente en la carnicería”.

Agregó que él los siguió hasta la avenida Eva Perón en su vehículo y “Mazoni (Miguel Sandro Enriquez, alias Mazoni) me dice “no te metas”. Afirmó que Mazoni le dijo “por orden de la jefa hay que bajarlos a todos, así dejan de joder”.

Luego prestó declaración María Arjona, quien fue testigo del hecho porque trabajaba en una mesa instalada en la calle que brindaba información política. Admitió que conocía a “Beto” Cardozo y tenía relación laboral con él. “Estuvimos afectadas con varias chicas ese día trabajando para la campaña política. Pasaron dos vehículos a gran velocidad y descendieron dos personas q empiezan a disparar contra Cardozo. Él no tenía armas o yo no vi”, dijo e identificó a los dos atacantes como Fabián Ávila y Rafael Páez.

El tercer testigo en declarar fue Jorge Giménez, quien también trabajaba en la mesa de información política también estaba en la mesa. Estaba citado a declarar con anterioridad pero no pudo porque no vive más en Jujuy. Admitió conocer a Cardozo del barrio. “Ese día estaba trabajando en el local de campaña, pasaron dos vehículos y se pararon uno al lado del otro. De uno bajaron Ávila y Páez y empezaron a disparar”.

Giménez dijo que el incidente se produjo por la “rivalidad política que existía en ese entonces con Pablo Lozano” y que se fue de la provincia para no rememorar ese hecho. “En la actualidad trabajo en un parque de diversiones con lo cual no tengo domicilio fijo en ningún lugar”. También afirmó que Cardozo no portaba un arma de fuego.

Por último declaró Miguel Sandro Enríquez, alias Mazoni, testigo presentado por la fiscalía. Reconoció conocer a Ávila de “la Tupac y al Beto del barrio”. El hombre trabajaba en esos momentos como chofer de la exdirigente de la organización barrial Tupac Amaru Milagro Sala y tenía un Fiat 1.

“Fuimos por orden de Milagro Sala a repartir folletos e instalar una mesa para la campaña política. Milagro nos dijo “vayan y demuestren frialdad y lealtad hacia la organización y a mí”, y añadió “se dispararon entre Cardozo y Ávila, hubo un cruce de disparos”

A raíz de esos dichos, la defensa de Alberto Cardozo planteó un careo donde se mantuvo firme en sus aseveraciones. Cardozo le preguntó por qué no nombraba a Páez en su declaración, y “Mazoni” Enríquez dijo no recordarlo “porque estaba a 150 metros del enfrentamiento”.

Tras el careo, la defensa de Cardozo planteó una inspección ocular en el lugar de los hechos y el tribunal hizo lugar, por lo que se fijará fecha para los próximos días.

Cabe señalar que al momento de comenzar la declaración de Enríquez, Milagro Sala le solicitó al tribunal no estar presente, porque según afirmó “no me voy a poder contener”. La jueza dio lugar y la autorizó a que se retirara.

Otros dos testigos debían prestar declaración pero no lo hicieron por no poder ser notificados. Ellos son los hermanos Oscar y Fabián Benítez. Ambos, al no haber fijado domicilio, serán llevados por la fuerza pública a prestar declaración testimonial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *