A pocos días de las elecciones, la brecha entre el dólar oficial y el “fuga” se agranda: una diferencia de 20 pesos

Cuando faltan solo tres ruedas cambiarias para las elecciones presidenciales, la diferencia entre el “contado con liqui” (o CCL) y el dólar oficial llegó al 30% en la city porteña.

El CCL es la referencia que los inversores miran al momento de realizar operaciones de cambio de pesos en la Argentina por dólares en el exterior mediante la compraventa de acciones o títulos de deuda que cotizan en esa divisa.

Así, los inversores no solo consiguen dólares sino que dejan su tenencia en una cuenta bancaria en el exterior.

El martes, aunque el Banco Central (BCRA) vendió unos U$S300 millones de reservas para intentar llevar calma al mercado, el dólar cerró a $60,75 en el Banco Nación (BNA). El “contado con liqui” llegó a $78,72.

Los controles redujeron la operatoria del dólar oficial, pero impulsaron mecanismos alternativos (y legales), como el CCL, porque los ahorristas solo pueden comprar U$S10.000 a la vez que las empresas no pueden adquirir nada para atesoramiento.

En los últimos días, la brecha con el dólar blue o informal también se amplió. La divisa que se negocia en las cuevas, en negro, escaló este martes a más de 67 pesos.

Las cotizaciones paralelas pegaron un salto luego de que, la semana pasada, el fondo de inversión Templeton anunciara que liquidaría sus posiciones en bonos argentinos.

Diversos factores se combinaron para que en la semana previa a las elecciones presidenciales la diferencia entre el dólar oficial y el “contado con liqui” llegara al 30%. Según uno de los directores del Estudio Eco Go, Federico Furiase, esto “se veía venir” al considerar ante TN.com.ar: “Tenés pérdida de reservas por vencimiento de deudas, por venta para calmar la presión cambiaria y por salida de depósitos. También se suma la expectativa de emisión monetaria para financiar la brecha fiscal del Tesoro de $240.000 millones en diciembre, es decir, el 18% de la base monetaria”.

Por su parte, el economista Martín Vauthier agregó ante este medio: “La brecha empezó siendo acotada porque se podía comprar U$S10.000 y se podía realizar el ‘rulo’. Pero, a medida que se acercan las elecciones, aumenta la presión cambiaria, que no se puede canalizar por el mercado oficial sino por estas operaciones de CCL. A eso se sumó la mayor restricciones impuestas por la Comisión Nacional de Valores (CNV) y el Banco Central (BCRA) demorando el ‘rulo’ a 12 días hábiles”.

Los dos economistas consultados por este medio finalmente coincidieron en adelantar que la brecha entre los dos tipos de cambio continuaría ampliándose hacia fin de año: “La brecha seguiría escalando las próximas semanas por la incertidumbre sobre el programa económico para 2020”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *