Detuvieron en Capital a un micro con 61 pasajeros que fue desde Jujuy

Salió de La Quiaca ayer por la mañana y fue demorado en la avenida General Paz. Los ocupantes son en su mayoría ciudadanos colombianos y venezolanos. Una de ellos presentó fiebre por lo que se activó el protocolo por coronavirus. Los choferes presentaron una autorización para circular del gobierno de la provincia .

Las dudas sobre el permiso de circulación de un ómnibus de pasajeros en medio de la cuarentena obligatoria derivó hoy con decenas de personas varadas en la Ciudad de Buenos Aires. En un control realizado a la altura del cruce entre la Avenida General Paz y Zapiola, la Policía de la Ciudad detuvo este jueves un micro de larga distancia en el que viajaban más de 60 pasajeros, la mayoría de ellos ciudadanos extranjeros, provenientes desde La Quiaca, Jujuy.

A las 13:55 de esta tarde, un móvil de la “División Anillo Digital” informó haber visualizado al vehículo por Autopista Panamericana, ingresando luego por General Paz, en sentido Río de La Plata. De inmediato, efectivos de la Comisaría Vecinal 12-A los escoltaron hasta la altura del puente peatonal Freire, en el barrio porteño de Saavedra, donde el micro detuvo su marcha.

Hasta allí se dirigió una unidad de SAME para realizar revisaciones médicas a los ocupantes. En el micro, de la empresa Balut, iban a bordo 61 pasajeros: 22 ciudadanos colombianos, 21 venezolanos, tres peruanos, dos bolivianos y un brasileño. Además viajaban otros 12 argentinos con domicilios registrados en la provincia de Buenos Aires. La mayoría se subieron al vehículo en La Quiaca y el resto lo hizo en San Salvador de Jujuy.

Como parte de los controles, la Policia también solicitó la presencia de personal de la Dirección Nacional de Migraciones con motivo de verificar el estatus migratorio de todos los demorados, ya que varios de ellos no contaban con documentación.

Ante las autoridades, los choferes del ómnibus presentaron una autorización para circular, la cual fue emitida por el Gobierno de Jujuy.

En el documento, firmado por el secretario de Integración Regional y de Relaciones Internacionales de la provincia norteña, Pablo Fernando Palomares, se comunica que “los 62 pasajeros (no todos se subieron) detallados están autorizados a realizar el viaje vía terrestre desde la ciudad de La Quiaca hasta la Ciudad de Buenos Aires”.

A su vez, “se deja constancia que todas las personas en el listado mencionado (de pasajeros) han realizado la cuarentena correspondiente y cada uno de ellos dispone del certificado médico extendido por personal médico de la provincia de Jujuy en el que consta que se encuentra sintomática y con parámetros estables”.

Ante esta situación, fuentes policiales indicaron que se procedió a corroborar la veracidad del documento con las autoridades gubernamentales. La investigación recayó en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº 10, a cargo de Julián Ercolini.

Las dudas surgieron a raíz de que ayer el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) había denunciado que el Gobierno de Jujuy decidió el traslado de los pasajeros “de manera compulsiva, arbitraria e irregular” y “como respuesta a la pandemia”. “Esta mañana, la provincia de Jujuy subió a un grupo de personas migrantes que estaban en La Quiaca a un micro con dirección desconocida. Es un traslado compulsivo que no está avalado por las medidas sanitarias vigentes”, expresaron a través de sus canales sociales.

Fuentes del Gobierno de Jujuy compartieron un permiso elevado al secretario de Transporte de la Nación, Gabriel Bermúdez, en el que se comunicaba que los pasajeros extranjeros descenderían en las embajadas de Venezuela, Colombia, Brasil y Perú, mientras que los argentinos lo harían en la estación de ómnibus de Retiro.

Ese permiso fue efectivamente aprobado “con carácter de excepción” por Bermúdez. Sin embargo, esa autorización habilita la circulación del micro, pero no refiere a la identificación de los pasajeros, las condición sanitaria de los mismos y sus destinos, ya que estos puntos fueron contemplados por las autoridades de Jujuy.

En medio del cruce de informaciones, se sumó una dificultad más: una de las pasajeras presentó un cuadro febril, por lo que se activó el protocolo en el marco de la pandemia del coronavirus y se la trasladó al Hospital Pirovano.

En este contexto, los otros 60 pasajeros fueron alojados a tres hoteles donde deberán cumplir la cuarentena correspondiente. Allí aguardarán la resolución de Ercolini que investiga la procedencia de todas estas personas y sus destinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *