Encapuchados atacaron con bombas molotov la sede del diario Clarín

El edificio del diario Clarín, localizado en Piedras al 1700, en el barrio porteño de Barracas, fue atacado con bombas molotov anoche por un grupo de al menos nueve personas encapuchadas, de acuerdo a lo que informó el medio que sufrió la agresión, que quedó registrada en las cámaras de seguridad.

Los artefactos, que se cree fueron siete, impactaron sobre la vereda y en parte del hall de ingreso, donde provocaron un principio de incendio, pero no hubo heridos ni daños materiales. Seis de esos elementos se detonaron sin ocasionar daños de importancia; uno no reaccionó y fue recolectado para el peritaje.

Fuentes del Ministerio de Seguridad porteño detallaron a LA NACION que anoche a las 23.45 personal de la Comisaría Vecinal 4D de la Policía de la Ciudad se dirigió hacia el acceso principal de Clarín. Como estaban involucrados artefactos incendiarios, se dio intervención a personal de la División Explosivos. Al lugar llegaron también los Bomberos de la Ciudad de la Estación 3, que delimitaron el perímetro.

Según Clarín, el equipo de seguridad de la empresa hizo un reporte del hecho donde constata que a las 23.05 se observó a nueve encapuchados que llegaron a pie por Piedras y que, frente al edificio de Arte Gráfico Editorial Argentino (AGEA), encendieron y arrojaron las bombas molotov, que impactaron sobre la vereda y en parte del hall de ingreso y provocaron un principio de incendio. Tras el ataque, las personas se retiraron por Ituzaingó con sentido a Perú.

“Una expresión violenta de intolerancia contra un medio”

Desde el Grupo Clarín emitieron un comunicado hoy minutos antes de las 11, en el que contaron lo acontecido y señalaron: “Lamentamos y condenamos este grave hecho que a primera vista aparece como una expresión violenta de intolerancia contra un medio de comunicación. Y esperamos su urgente esclarecimiento y sanción”.

Interviene en la investigación el Juzgado Federal 9, secretaría 17, a cargo del doctor Gustavo Ramírez, que dispuso la presencia de peritos de rastros, el escuadrón antibombas y la declaración del encargado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *