Sarampión: el Ministerio de Salud emitió un alerta por riesgo de reintroducción en el país

En 2020 Argentina volvió a posicionarse como un país libre de sarampión. Sin embargo, el Ministerio de Salud de la Nación emitió en las últimas horas un alerta por “riesgo de reintroducción” de esta enfermedad al país.

Según señala el documento, esta alarma está relacionada con la disminución de la cobertura de vacunación para esta patología y la circulación del virus en Brasil y los brotes en Estados Unidos y otros países de Europa.

“La circulación del virus del sarampión en la Región de las Américas continúa activa”, afirma el documento difundido por la cartera que lidera Carla Vizzotti. Además, advierte que en Brasil se confirmaron 619 casos, incluyendo 2 defunciones en 6 unidades federales, mientras que en los Estados Unidos fueron 47 y en la Guayana Francesa, cinco.

El sarampión se produce por un virus que es altamente contagioso. Se propaga por la tos y los estornudos, el contacto personal íntimo o el contacto directo con secreciones nasales o faríngeas infectadas. El contagio se produce cuando otras personas respiran el aire o tocan una superficie contaminada y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca.

El virus presente en el aire o sobre superficies infectadas sigue activo y contagioso durante periodos de hasta 2 horas, y puede ser transmitido por un individuo infectado desde 4 días antes hasta 4 días después de la aparición del exantema (sarpullido). Incluso, es tan alta su capacidad de propagación que infecta hasta el 90 % de las personas que hayan estado cerca de alguien enfermo y no tengan inmunidad.

Por sus características, el sarampión puede producir epidemias que causan muchas muertes, especialmente entre los niños pequeños malnutridos, ya que puede provocar complicaciones graves, tales como neumonía y encefalitis (enfermedad infrecuente, de curso progresivo y desenlace fatal).

Esta patología es letal hasta en 1 o 2 de cada mil niños infectados. Siendo que en los países donde prácticamente fue eliminada, los casos importados aún se presentan como una posible fuente de brotes. Es por eso que el Ministerio de Salud solicitó a los equipos de salud que “ante la presencia de casos de enfermedad febril exantemática (EFE) se notifique inmediatamente para generar acciones oportunas de control y evitar la reintroducción del virus al país”.

Síntomas 

Generalmente, el primer síntoma del sarampión suele ser la fiebre alta, que se presenta entre 10 y 12 días después de la exposición al virus y se extiende de cuatro a siete días.

  • Fiebre alta
  • Tos
  • Moqueo (rinitis aguda o romadizo)
  • Ojos enrojecidos y llorosos (conjuntivitis)
  • En tanto, el sarpullido típico de la enfermedad se evidencia de tres a cinco días después de los primeros síntomas, entre siete y 18 días (con una media de 14 días) posteriores a tomar contacto con el patógeno. Comienza como puntos rojos y planos en el rostro y la parte superior del cuello, y luego se extiende gradualmente al resto del cuerpo, hasta afectar manos y pies.

Posteriormente, sobre los puntos rojos y planos pueden aparecer unos bultos pequeños, los cuales pueden unirse a medida que se extienden desde la cabeza hacia el resto del cuerpo. En esta etapa del sarpullido se puede registrar un aumento en la fiebre. La mayoría de las muertes están relacionadas con complicaciones de la enfermedad, las cuales son más frecuentes en menores de cinco años y adultos de más de 30.

Secuelas

  • Ceguera
  • Encefalitis (infección acompañada de edema cerebral)
  • Diarrea grave (que puede provocar deshidratación)
  • Infecciones del oído
  • Infecciones respiratorias graves (como la neumonía)

El único método para prevenir la infección es la vacunación, la cual aparece como triple viral en el Calendario Nacional y se aplica a los 12 meses y antes de ingresar a la primaria (cinco años). Es de suma importancia que se hayan administrado las dos dosis para contar con una cobertura suficiente ante el virus, en especial si se realizan viajes a países y regiones con circulación de sarampión.

Vale aclarar que la vacuna doble o triple viral se encuentra contraindicada por el Ministerio de Salud nacional en menores de 6 meses, mujeres embarazadas y personas con inmunosupresión.

El último caso endémico en Argentina se registró en el año 2000 y desde que el país fue considerado libre de sarampión hasta 2018 se registraron un total de 43 casos importados y relacionados la importación. Durante el brote que tuvo lugar entre 2019 y 2020, en total se confirmaron 199 casos, de los cuales 18 fueron importados, dos estaban relacionados con estos y 179 tenían origen desconocido.

En tanto, hasta octubre de este año se notificaron 43.203 casos a la Organización Mundial de la Salud (OMS), principalmente en la Región del Mediterráneo Oriental y África. Mientras que en las Américas se notificaron contagios en: Brasil (619 infectados y dos fallecidos), Estados Unidos (47) y la Guayana Francesa (cinco).

“Para sostener los logros y evitar la reintroducción del virus se requiere sostener altas coberturas de vacunación con dos dosis (doble o triple viral) y un sistema de vigilancia sensible capaz de detectar oportunamente los casos y evitar su diseminación”, resalta el Ministerio de Salud nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *