El FMI le exige al Gobierno un plan para acumular reservas y sincerar rápido el precio del dólar oficial

La advertencia de un minúsculo estudio contable hizo tambalear al Banco Central. El mensaje viralizado en redes sociales erróneamente advertía a sus clientes sobre el peligro que corrían los depósitos en dólares, confundiendo una medida del BCRA dirigida exclusivamente al patrimonio de los bancos. Sin embargo, fue una chispa que desató los peores temores de los ahorristas y provocó una “minicorrida” que todavía está en curso.

La escasez de dólares es el principal problema que enfrenta en el corto plazo la economía. Desde ese punto de vista, la última semana arrojó un desastroso balance. Sólo en dos días (lunes y martes pasado) se fueron USD 400 millones de los depósitos en dólares que el público mantiene en entidades financieras. El retiro habría persistido hasta el viernes aunque con volúmenes más bajos. Además el Central también terminó con un fuerte saldo vendedor, que también superó los USD 400 millones, con el objetivo de contener la demanda y evitar un salto del tipo de cambio oficial.

El futuro funcionamiento del mercado cambiario será el principal tema de discusión entre el staff del FMI y los funcionarios del ministerio de Economía que viajaron a Washington para acelerar un acuerdo. El Fondo le exigirá al Gobierno un programa que permita acumular reservas, que cayeron a valores mínimos.

Las estimaciones del sector privado son coincidentes en que quedan menos de USD 5.000 millones de reservas netas netos, que se utilizarán para pagar deuda al propio FMI y los primeros vencimientos fuertes de intereses de bonos reestructurados (casi USD 700 millones en enero). Con viento a favor, el Central podría llegar hasta febrero.

Recuperar reservas brindaría mayor fortaleza para aflojar el cepo cambiario, reducir los niveles de vulnerabilidad ante posibles shocks externos y eventualmente volver a tener acceso a los mercados financieros. Se trata de un círculo virtuoso que exige dejar atrás la desconfianza de los inversores, algo que hoy parece lejano.

La otra exigencia, que va de la mano con la necesidad de fortalecer el nivel de reservas, es sincerar el valor del dólar. Este proceso ya sucedió en los distintos tipos de cambio que surgen del mercado bursátil. El dólar MEP y el “contado con liquidación” pasaron de $ 180 a valores que ya rondan los $ 215. Todo sucedió en las tres semanas posteriores a las elecciones legislativas, cuando el BCRA dejó de vender divisas que tenían como objetivo evitar que no aumente la brecha cambiaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *