Boca ganó el Superclásico con gol de Benedetto

En un Superclásico más cortado que jugado, Boca fue más efectivo y derrotó 1-0 a River en La Bombonera por la fecha 18 de la Liga Profesional de Fútbol 2022. Con un gol de Darío Benedetto en el segundo tiempo, el Xeneize se quedó con los tres puntos como local ante el Millonario y se prende de lleno en la lucha por el primer puesto del torneo local. Marcos Rojo se fue expulsado sobre el final.

El local salió decidido a hacer suyo el clásico. Con sacrificada presión de los dos delanteros más Ramírez en la salida y mucha actitud, se posicionó por largos tramos en campo contrario, una situación a la que el Millonario no está acostumbrado. No obstante, a partir del 5-3-2 que pergeñó Gallardo, buscando descansar en la amplitud del campo con el pasaje de los laterales, la visita consiguió algunas vías de escape al asedio. Y con los dos delanteros (Suárez y Solari) por momentos mano a mano con los centrales de Boca, quedó un par de veces a centímetros del quiebre.

La primera oportunidad clara del encuentro fue para la Banda: a los 6 minutos, Quintero ejecutó un córner desde la derecha y Mammana anticipó en el primer palo, forzando un atajadón de Rossi sobre la línea del arco. El Xeneize inquietó con los balones cruzados, la pelota quieta, la gambeta de Langoni o con un astuto Ramírez. En general, fue quien dictó los lineamientos del duelo, ante un River incómodo, más allá de la amenaza de sus atacantes.

En su plan, el Muñeco casi que prescindió de la batalla del mediocampo. Y no halló cómo hilar pases desde el fondo. Más allá de que River no fue avasallado, se vio obligado a jugar bajo los parámetros de Boca. Así se esfumó el primer tiempo, con pocas emociones, pero que seguramente habrá dejado pensando al DT visitante, que no pareció acertar con la pizarra.

Por cuestiones físicas y tácticas, Gallardo movió la estantería. Mandó al campo de juego a Aliendro, Barco y Borja por Herrera, Quintero – lesionado- y Solari. Los primeros 15 minutos del complemento fueron ordinarios, casi sin aproximaciones, en un concierto de roces. A los 18, el dueño de casa sacudió la abulia con un remate de aire de Pol Fernández que Armani arrojó al córner a un guante.

Y de ese tiro de esquina, a los 19, Benedetto se elevó entre Mammana y Pinola (detrás, Enzo Pérez perdió a Rojo, quien se había sumado al tren) y su cabezazo se encontró con la red y le otorgó el tan ansiado desahogo. Dos gestos marcaron su festejo: uno, indicando que “sigan hablando”, después de lo sucedido con su pelea con Zambrano y tras la eliminación de la Copa Libertadores; el otro, indicando que posee altos niveles de testosterona.

El grito rival acentuó la desorientación de River, que dispuso más de la pelota, con libertad hasta mitad de cancha o hasta tres cuartos, pero sin profundidad, por lo que se repitió en pases laterales o imprecisiones y terminó en centros poco fértiles. De contra, Boca pudo volver a golpear, como en el taco de Benedetto para habilitar a Pol Fernández, que remató alto.

El epílogo, con siete minutos de descuento, sólo ofreció la expulsión (acertada) de Marcos Rojo. Y el centro postrero de Palavecino que Rossi atenazó sin problemas. En consecuencia, se desató la alocada celebración en La Bombonera, por un triunfo que valió mucho más que tres puntos.

Con este resultado, Boca se sube al cuarto puesto del torneo, a sólo dos puntos del líder Atlético Tucumán. Además, celebró su cuarta victoria consecutiva en el torneo y volver a ganarle a River en La Bombonera, desatando una fiesta ante más de 50.000 espectadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *