Cristina regresó a Tribunales y el juez Bonadio le inhibió sus bienes

La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner regresó el miércoles a los Tribunales de Comodoro Py para notificarse del procesamiento en su contra la causa que investiga las operatorias de dólar futuro y el juez federal Claudio Bonadio dictó la inhibición general de sus bienes.

La audiencia se desarrolló en el despacho del juez Bonadio, en el cuarto piso de los Tribunales Federales, y se extendió por menos de un cuarto de hora. Allí la exmandataria cumplió con el trámite notificatorio del procesamiento por administración infiel de fondos públicos, aunque en ese mismo acto el juez Bonadio dictó la inhibición general de todos sus bienes.

“La verdad que hoy (por el miércoles) quedó demostrado que el hostigamiento por parte de algún sector judicial reviste caracteres casi ridículos”,  denunció Cristina ante la prensa al salir de los Tribunales. La llegada de la exmandataria al lugar se había producido en el marco de un fuerte operativo coordinado por la Cámara Federal de Casación Penal, la que tiene a cargo la seguridad en el interior del edificio, junto a la división custodia de Comodoro Py de la Policía Federal.

Cristina ingresó minutos antes de las 13:00 y por una puerta lateral del edificio donde horas antes habían sido trasladados el empresario Lázaro Báez y el contador Daniel Pérez Gadín para ser indagados por lavado de dinero. Lo hizo a bordo de un vehículo seguido por otros dos y tras atravesar una concentración de seguidores kirchneristas que se convocaron a través de las redes sociales, puesto que no hubo esta vez un llamado formal a movilizarse por parte de La Cámpora u otras organizaciones afines.

Sin formular declaraciones, la exmandataria atravesó todo el pasillo por la planta baja, donde abordó un ascensor que la condujo al cuarto piso. En una secretaría del Juzgado de Bonadio se notificó del procesamiento y rechazó el embargo, al considerar que era un “hecho delictivo” puesto que ella había denunciado al magistrado por prevaricato, es decir, actuar contrario a derecho.

“Por el momento no voy a satisfacer el embargo” de 15 millones de pesos, dijo la expresidenta en el Juzgado de Bonadio. El embargo y el procesamiento ya fueron apelados por Cristina ante la Cámara Federal semanas atrás. “La animosidad es manifiesta y en la causa surge que mi domicilio es Río Gallegos, a más de 2 mil kilómetros de distancia”, agregó Cristina, respecto a este trámite que tildó de “inútil”, y apuntó: “El estampar una firma abajo de una notificación podría haberse hecho con un exhorto al juzgado de Río Gallegos”.

Ni bien salió del Juzgado, Cristina anunció sus colaboradores y la custodia de Comodoro Py, que iba a realizar una denuncia penal contra el juez Bonadio y la diputada Margarita Stolbizer ante la Fiscalía federal a cargo de Gerardo Pollicita a raíz de la denuncia que la líder del GEN presentó en su contra por ocultar dinero sin declarar en cajas de seguridad. Según la expresidenta, esa información fue tergiversada y provino de un allanamiento realizado por Bonadio en el estudio contable de Víctor Mansanares, el contador de la familia Kirchner, en el marco de la causa “Los Sauces” donde Cristina es investigada también por el alquiler de complejos habitacionales a los empresarios Báez y Cristobal López.

En la causa por la venta de dólar futuro, la expresidenta está acusada de haber “impartido instrucciones” a sus funcionarios para concretar esas operaciones que generaron pérdidas al Estado, lo que fue desestimado por la exmandataria, que denuncia una “persecución” en su contra a partir de la asunción de Mauricio Macri en la Presidencia. Para el juez, “es impensable que una operación financiera de esta magnitud, en la cual en menos de 45 días hábiles se abrieron posiciones del Banco Central de US$ 5.000 millones a US$ 17.000 millones (de dólares), que tendría claros efectos económicos y políticos en un futuro inmediato, sea desarrollada sin la aprobación expresa del más alto nivel de decisión económico y político del Poder Ejecutivo Nacional”.

El procesamiento ya fue apelado por Cristina ante la Sala I de la Cámara Federal, que ahora deberá decidir si confirma la imputación, que también pesa sobre el exministro de Economía Axel Kicillof.

 

Fuente: Noticias Argentinas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *