El presidente de Panamá fue denunciado por el escándalo Odebrecht

El mandatario fue denunciado por coimas por el abogado Ramón Fonseca Mora, quien hizo el anuncio al ser detenido junto con su socio, Jürgen Mossack, por el caso de los Panamá Papers.

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, fue denunciado en el escándalo del pago de coimas de la constructora brasileña Odebrecht por el abogado Ramón Fonseca Mora, quien hizo el anuncio al ser detenido junto con su socio, Jürgen Mossack, ambos titulares del bufete involucrado en el caso de los Panamá Papers, creador de sociedades offshore para la evasión de impuestos, lo que desató una crisis política en la que unos piden su renuncia y otros lo defienden.

El presidente Varela enfrenta hoy sus hora más crítica luego de que uno de sus principales amigos, ex ministro consejero y ex titular del gobernante Partido Panameñista, Fonseca Mora, lo acusara de recibir donaciones de campaña de la empresa brasileña Odebrecht, poco antes de que fuera detenido anoche por presunto blanqueo en la trama de corrupción derivada del Lava Jato de Brasil.

Fonseca embarró a Varela a las puertas del Ministerio Público, donde se presentó “voluntariamente”, lo que también hizo su socio Mossack, para luego ambos quedar “retenidos”, lo que convulsionó a Panamá, donde connotados personajes tomaron las más diversas posiciones, desde pedir su renuncia del mandatario hasta negar que el gobernante cometiera algún delito.

La procuradora general de Panamá, Kenia Porcell, negó que haya injerencia del gobierno en el Ministerio Público en este caso y precisó que la firma Mossack Fonseca habría participado en Brasil en la creación de sociedades anónimas dirigidas al ocultamiento de dinero de origen sospechoso, para darle apariencia de legítimo, reportó la agencia DPA.

Fonseca dijo que Varela le admitió haber recibido “donaciones” de Odebrecht porque “no se iba a estar peleando con todos” y además que el gobernante, con su hermano y diputado José Luis Varela y su ex empleado en la empresa licorera familiar y también legislador Adolfo Valderrama, le comentaron que pusieron como presidente de la Corte Suprema al polémico José Ayu Prado por su “docilidad”.

El gobernante negó haber recibido donaciones o coimas de la firma brasileña y por eso anunció que publicará voluntariamente la lista de donantes a su campaña de 2014, no la que recibió todo su partido, pero nada dijo de hacer lo mismo con la de 2009, cuando por primera vez aspiró a la Presidencia y acabó aliado con el triunfante Ricardo Martinelli.

Martinelli, autoexiliado en Estadoso Unidos y con pedido de extradición, tiene ahora en Panamá cerca de una decena de casos abiertos por corrupción, según la agencia EFE.

Varela lo recordó ayer jueves, sin nombrarlo, en su alegato de inocencia, por ser de los que están fuera del país y “no dan la cara” a la justicia, al parecer insinuando que es el ex presidente quien está buscando beneficiarse de la actual crisis.

Precisamente José Raúl Mulino, ex ministro de Seguridad Pública de Martinelli y también ex candidato presidencial, procesado y bajo arresto domiciliario, afirmó, según el diario Panamá América, que lo dicho por Fonseca es un secreto a voces, porque “al presidente Varela se le fue el gobierno de las manos”, por su “continuo desgaste político, lo que llevó a esta movida muy drástica de uno de sus hombres de confianza, del llamado “círculo cero”.

El gobernante no tiene control de la Asamblea Nacional (Parlamento), donde apenas le responden 17 diputados sobre 71, por lo que puede tener complicaciones mayores si se constituye en tribunal para procesarlo.

En ese marco, el Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs), uno de los más fuertes de Panamá, bloqueó hoy las principales calles de la capital para protestar por el escándalo de Odebrecht, que salpica al presidente Varela.

Al grito de “Abajo los empresarios corruptos” y “Constituyente originaria contra la corrupción”, decenas de trabajadores y gremialistas paralizaron el tráfico durante una hora en las vías de acceso más importantes de la capital como la Cinta Costera, la Vía España, el Corredor Sur y la Transístmica, entre otras.

Otro ex presidente, Ernesto Pérez Balladares (1994-1999), el primero y único gobernante que aceptó que su campaña fue penetrada por donaciones de un narcotraficante colombiano, José Castrellón Henao, pidió a Varela, por Twitter, que “renuncie porque no nos representa”.

Para sumar su voz a la cuestión, el ministro de la Presidencia, Álvaro Alemán, aseguró en una entrevista con la cadena local TVN que no existe evidencia de que alguna persona o empresa vinculada a la constructora brasileña Odebrecht haya contribuido con dinero a la campaña que llevó al poder al actual gobernante del país.

En cambio, la diputada independiente y ex procuradora general Ana Matilde Gómez precisó que “una decisión política puede tumbar a Juan Carlos Varela”.

Pese a ello, pidió respetar el debido proceso en la investigación a Fonseca Mora y reconoció que existe el riesgo de un juicio político al presidente de la república. brasileña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *