A tres años de su fin, Windows XP sigue siendo uno de los sistemas operativos más utilizados

Se cumplieron tres años desde que Microsoft puso fin al soporte extendido para Windows XP. Pero a pesar de que nadie está emitiendo parches para sus vulnerabilidades, casi el 8% de los equipos de escritorio en el mundo siguen usando este sistema operativo. Solo es superado por Windows 7 que ronda el 45% y Windows 10 instalado en el 37% de los equipos.

Por eso, pese a todo, el más popular de los Windows XP sigue vivo, mucho más que algunos de sus sucesores.  Por ejemplo Windows Vista, que será abandonado por Microsoft el próximo 11 de abril, solo funciona en menos del 1% de los equipos de escritorio y las cifras para Windows 8 y Windows 8.1 combinadas son comparables a las estadísticas actuales de XP.

Si Windows XP ya no tiene soporte técnico, ni actualizaciones que resuelvan sus nuevas vulnerabilidades desde 2014 ¿por qué es tan popular?

Son varias las razones que pueden explicarlo, por ejemplo: se usa en una computadora que ejecuta una aplicación clave, que solo funciona con Windows XP;  se usa en una computadora que opera una pieza de hardware, que solo funciona con Windows XP. Este fue el caso para mucho equipamiento industrial, médico o científico, en el que el sistema operativo actuaba como una especie de controlador integrado, y el costo de actualizarlo o reemplazarlo era demasiado alto.

También se podría estar usando en computadoras que ejecuta un conjunto de tareas específicas, familiares y cómodas para el usuario en este formato.

Ó hay usuarios que simplemente no quieren pagar por otra licencia y la seguridad no les preocupa, ya que usan el equipo para actividades muy específicas, como navegar por sus sitios de noticias favoritos.

Sin embargo, sin parches y actualizaciones, la PC, a no ser que sea un medio aislado de conectividad, se convierte en un blanco fácil para códigos maliciosos que pueden robar o dañar información. Lo mismo sucede con muchas aplicaciones de uso específico en esta plataforma, que se han quedado sin soporte en los últimos tres años y abren una mayor superficie de ataque para los cibercriminales.

Hay algunas excepciones a esta regla, como Firefox, que anunció que moverá automáticamente a todos los usuarios de Windows XP y Vista a la versión de soporte extendida.

Entonces, ¿qué deberías hacer si todavía usas Windows XP?

Desde la compañía especializada en seguridad informática Eset brindaron algunas recomendaciones, aunque claro, en ninguno de los casos garantiza no verse afectado por un ataque, aunque puede servir como método para disminuir el impacto.

  1. Instalá todas las actualizaciones disponibles (Service Pack 3 es un buen comienzo) y actualizá todo el software que uses a la última versión disponible que soporte XP.
  2. Si es posible, usa este sistema operativo en un entorno aislado, sin conexión a Internet. Como alternativa, siempre puedes cortar la conexión cuando no la necesitas.
  3. Usa un software de seguridad confiable y de múltiples capas y mantenlo actualizado. Recuerda que para hacerlo necesitas conectarte momentáneamente a Internet.
  4. Usa cuentas de usuario separadas de la de administrador, para limitar el posible uso malicioso de los permisos en caso de que un atacante tome el control de tu equipo.
  5. Deshabilita las funcionalidades AutoPlay y AutoRun, ya que a menudo son explotadas por malware o sus creadores, para instalar o descargar código malicioso en el equipo.

De todas maneras lo recomendable es la migración a un sistema operativo más nuevo, que ofrezca actualizaciones y parches, así como aplicaciones mejoradas, y siempre usar una solución de seguridad como capa adicional de protección.

En el caso de no querer pagar una licencia de Windows, siempre es recomendable empezar a utilizar sistemas operativos de licencia libre que por más “viejos” que sean se mantienen actualizados, gracias a los aportes de sus usuarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *