El CPV de Alto Comedero realizó el tradicional “Santa Anita”

En instalaciones del Centro de Participación Vecinal Santa Anita, de Alto Comedero, se llevó a cabo la tradicional Fiesta de la Ciudad en Miniatura de Santa Anita. Para luego celebrar con los vecinos junto a un desfile y la elección del nuevo mini intendente.

La misma fue encabezada por el intendente Raúl “Chuli” Jorge, quien estuvo acompañado por secretarios y funcionarios del ejecutivo municipal; concurrieron también la diputada nacional Gabriela Burgos y la concejal Patricia Moya.

Santa Ana, realizaba juegos en miniatura para su hija María y para los niños.  Y de allí surge la tradición de la realización de pequeñas ciudades o repúblicas de Santa Anita, para estas fechas, entre el pueblo devoto, tal como ocurre en el CPV de las 200 Viviendas de Alto Comedero.

Mercedes Cancinos, administradora del CPV, instauró esta tradición que ya se ha arraigado en el barrio, celebrando este evento en el que participan, fundamentalmente, los niños que eligen sus profesiones y oficios a desarrollar en la Mini-Ciudad.

Año a año, se produce la sucesión democrática de mini-intendentes de la Mini-ciudad.  Este año, Valentina Guerra entregó el mandato de mini-intendente a Candelaria Díaz, quien resultó electa democráticamente por los niños del CPV.

En este contexto, el intendente de San Salvador de Jujuy, Raúl “Chuli” Jorge destacó, “celebramos esta alternancia democrática. Celebro esta cuestión que una mini intendente suceda a otra, es algo que nos viene muy bien a la ciudad, la provincia y el país, esto es una verdadera revolución de género.  Justamente, nosotros empezamos a trabajar mucho en nuestro municipio; hemos sido pioneros en los temas de género y muchos temas en los que han levantado bandera mis leonas que hacen de esto una verdadera causa para poner paridad, para poner igualdad entre todos”.

Por su parte, la administradora del CPV explicó que se trata de una actividad que ya tiene 11 años de tradición en el barrio, mediante la cual se inculcan valores cívicos en los más pequeños que asumen roles de responsabilidad en la Mini-ciudad que ellos mismos gestionan con la guía de los adultos.

Luego de las ceremonias de rigor, todos los presentes pudieron disfrutar de la Mini-ciudad, adquiriendo delicias caseras que los vecinos pusieron a disposición para beneficio del CPV en el que se brindan una serie de talleres ocupacionales y vocacionales, así como también cursos y el Plan FINES, que ha ayudado a muchos vecinos a terminar sus estudios primarios y secundarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *