Un nuevo tratamiento reduce un 31% el avance del cáncer de riñón

Ya está disponible en la Argentina el uso combinado de dos drogas para el tratamiento en primera línea de pacientes con carcinoma avanzado de células renales (CCR), el tipo de cáncer de riñón más frecuente. En nuestro país se diagnostican unos 2 mil casos por año, a razón de 5 nuevos casos por día en promedio.

Argentina es el segundo país en el mundo –luego de los Estados Unidos- y el primero en Latinoamérica en contar con esta nueva alternativa terapéutica, que demostró reducir un 31% el riesgo de avance de la enfermedad o muerte1.

El cáncer de riñón, con cerca de 5 mil nuevos casos cada año, es el quinto más frecuente en nuestro medio, detrás del de mama, colon, próstata y pulmón. El 90% corresponde a carcinomas de células renales (CCR), de los cuales entre un 20% y un 30% se diagnostica cuando la enfermedad se encuentra en etapas avanzadas, y entre quienes se detecta en forma precoz, un 30% desarrollará metástasis en el tiempo. Representa un cuadro complejo y agresivo para el que existe una necesidad insatisfecha de tratamientos de primera línea que retrasen la progresión de la enfermedad y ofrezcan un perfil de seguridad aceptable.

“Estamos hablando de una enfermedad seria, para la que hasta ahora disponíamos de pocas alternativas altamente efectivas para su abordaje. La llegada de este nuevo esquema terapéutico nos da la posibilidad de ofrecer a nuestros pacientes un tratamiento que está a la vanguardia de los últimos desarrollos mundiales”, señaló el Dr. Juan Pablo Sade, médico oncólogo de la Unidad Genito-Urinaria del Instituto Alexander Fleming y del Hospital Universitario Austral.

“Es muy importante para la especialidad tener disponibles nuevas herramientas de probada eficacia que contribuyen al tratamiento de una difícil condición, como lo es el carcinoma de células renales en estadio avanzado. Sin ninguna duda, muchos pacientes en la Argentina podrán beneficiarse accediendo a este tratamiento”, sostuvo por su parte el Dr. Juan José Zarbá, Jefe del Servicio de Oncología del Hospital Zenón Santillán de Tucumán.

Son factores de riesgo para desarrollar cáncer renal el tabaquismo, la obesidad y la hipertensión arterial. Se diagnostica generalmente entre los 50 y los 70 años, con mayor predominancia en el sexo masculino (promedio 55 años), y los principales síntomas que permiten sospecharlo son dolor persistente al costado del abdomen o en la espalda baja, un bulto en aquellas zonas, sangre en la orina, descenso involuntario de peso, pérdida de apetito, fiebre persistente no causada por una infección, fatiga y anemia.

Alrededor de la mitad de quienes viven con carcinoma de células renales avanzado no recibe tratamiento adicional después de la terapia de primera línea por razones que pueden incluir mal estado general de salud o efectos adversos a causa de su tratamiento inicial.

El mecanismo de acción de la nueva combinación suma la actividad de avelumab, una droga perteneciente al grupo de las ‘inmunoterapias’, -inhibidor de las proteínas PD1 y PDL1 que actúa entrenando al sistema inmunológico para que reconozca y ataque a las células cancerígenas-, más axitinib -un agente que logra inhibir otra proteína (la tirosin quinasa) presente en unos receptores (del factor vascular de crecimiento del endotelio) implicados en el crecimiento tumoral y en la progresión metastásica del cáncer-. Particularmente, contribuye a frenar la formación de nuevos vasos sanguíneos que alimenten y permitan el crecimiento del tumor.

“Se ha demostrado fehacientemente que la actividad conjunta de ambas medicaciones logra una sinergia que permite alcanzar altas tasas de respuesta, muchas de ellas duraderas, con importantes resultados a favor de aquellos pacientes que transitan por este estadio de la enfermedad. Ofrece además mejor tolerancia que los anteriores tratamientos, lo que representa un beneficio en términos de calidad de vida”, consignó el Dr. Sade.

La aprobación de avelumab en combinación con axitinib se basó en los resultados del estudio de Fase III JAVELIN Renal 101, en el que el nuevo esquema terapéutico mejoró significativamente la mediana de sobrevida libre de progresión en comparación con la terapia estándar, en más de cinco meses.

En dicha investigación, publicada en el New England Journal of Medicine1, la tasa de respuesta objetiva (reducción efectiva del tamaño del tumor) se duplicó en la población tratada con la nueva combinación en comparación con el grupo que recibió la terapia estándar (51,4% frente a 25,7%), con una mediana de seguimiento de la sobrevida global de 19 meses.

“Los resultados del estudio JAVELIN ponen en evidencia claramente los beneficios de la nueva combinación, con valores contundentes tanto en términos de tasa de respuesta objetiva como en la reducción significativa de la progresión de enfermedad o muerte”, destacó el Dr. Zarbá, quien también es Profesor Adjunto de Oncología de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Tucumán.

Las reacciones adversas más frecuentes fueron diarrea, cansancio, hipertensión, dolor musculo-esquelético, náuseas, mucositis, eritrodisestesia palmo-plantar, disfonía, disminución del apetito, hipotiroidismo, erupción cutánea, hepatotoxicidad, tos, disnea, dolor abdominal y cefalea. Se produjeron reacciones adversas graves en el 35% de los pacientes que recibieron avelumab en combinación con axitinib1.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *