Tragedia en México: se desplomó un puente del metro y hay al menos 23 muertos

Al menos 23 personas murieron y 70 resultaron heridas el lunes por la noche cuando un tren del subte de Ciudad de México cayó desde un puente que colapsó sobre una avenida, informaron las autoridades.

“Lamentablemente son 23 los fallecidos, uno de ellos en un hospital”, dijo este martes a periodistas la alcaldesa de la capital mexicana, Claudia Sheinbaum. Entre las víctimas hay menores de edad, indicó la dirigente, quien dio cuenta además de “siete heridos graves”. En total 65 personas reciben atención en hospitales y otros pocos tuvieron lesiones leves y no necesitaron atención médica, agregó la alcaldesa.

Sheinbaum indicó que el siniestro se produjo al vencerse una viga del viaducto a la altura de la estación Olivos, a las 22.25 locales. La estructura se desplomó sobre los autos que circulaban en la avenida Tláhuac, según las imágenes de las cámaras de seguridad públicas que captaron el momento del derrumbe. Una persona salió con vida de un auto que quedó atrapado bajo los escombros, informó la alcaldesa.

La alcaldesa pidió “no especular y esperar a los peritajes para saber qué ocurrió”, pero garantizó que se realizaría una investigación “profunda” para deslindar responsabilidades. “Si es necesario un peritaje externo, también se realizará”, señaló. Después se informó que la operación de la línea 12 se suspendería por completo y como transporte alternativo para los capitalinos se ofrecerían casi 500 autobuses. La avenida sobre la que ocurrió el accidente también permanece cerrada.

“Sólo escuchamos un fuerte tronido y todo se vino abajo”, contó una joven sobreviviente, Mariana, al diario El Universal. Según dijo, viajaban mucha gente a pesar de la hora. “Había muchas personas paradas y sentadas en el vagón y cuando se vino abajo el Metro, salimos volando y nos pegamos contra el techo”.

La joven de 26 años contó luego que un pasajero logró romper una ventana y varias personas comenzaron a salir por sus medios.

“De repente vi que la estructura se estaba cimbrando. No fue ni un minuto después que cayó el metro y se empezó a levantar mucho polvo”, declaró una testigo no identificada a la cadena local Televisa.”Cuando se disipó el polvo corrimos (…) a ver si podíamos ayudar. No se escuchaban gritos, no sé si estaban en shock (…), unas personas alcanzaron a meterse y sacaron como a dos personas que estaban encima. Los otros quedaron apilados”, agregó.

En cuestión de minutos, la zona en torno a la estación Olivos se llenó de ambulancias, rescatistas, camiones de bomberos y patrulleros. Cientos de personas se arremolinaban nerviosas, incluidos los familiares y amigos que buscaban a los seres queridos que no habían llegado a casa a la hora prevista y solían utilizar esa línea.

A medianoche se interrumpió temporalmente el rescate porque el tren estaba “muy débil”. Los trabajos se reanudaron cuando llegó una grúa para asegurar el tren e impedir que terminara de caerse.

La línea 12, en la que sucedió el accidente del lunes, fue inaugurada el 30 de octubre de 2012 por el actual canciller de México y entonces alcalde de la capital, Marcelo Ebrard, tras una serie de denuncias de corrupción que afectaron a más de 30 funcionarios. En 2014, las autoridades tuvieron que suspender el servicio en 11 de las 20 estaciones que la conforman por “oscilaciones detectadas en las vías” que podían ocasionar un descarrilamiento.

Tras lamentar esta “terrible tragedia”, Ebrard ofreció su colaboración para determinar “responsabilidades”.

Vecinos de la zona habían alertado a las autoridades de que el temblor del 19 de septiembre de 2017 había afectado a la estructura del subte de forma visible. Las autoridades luego detectaron una falla estructural en una columna y el Sistema de Transporte Colectivo (SCT) ordenó su reparación para la que invirtió tres meses de trabajo y 15 millones de pesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *