Una monja fue citada tras la difusión de un nuevo video de José López

El fiscal federal Federico Delgado pidió el miércoles la indagatoria de María Amalia Díaz, esposa del exsecretario de Obras Públicas José López; la de dos presuntos testaferros del exfuncionario kirchnerista; y de una de las monjas del convento de General Rodríguez en el que fue sorprendido el pasado 14 de junio mientras portaba bolsos con casi nueve millones de dólares.

La citación para la monja está vinculada al video difundido en las últimas horas, en el que se la ve ayudando al detenido exsecretario a ingresar al convento con los bolsos con dólares. Respecto a la religiosa más anciana del convento, la Madre Alba, Delgado entendió que tiene responsabilidad en los hechos, pero pidió que se le realicen exámenes médicos para determinar si puede ser sometida a una causa judicial.

El dictamen elevado al juez federal Daniel Rafecas reclama además la convocatoria como cómplices al contador Andrés Galera y al empresario Eduardo Gutiérrez, supuesto dueño de la casa de Tigre donde vivía el exsecretario. De acuerdo a Delgado, junto a López ambos “conformaron un verdadero triángulo en el cual se confunden sus patrimonios”, por lo que los señaló como supuestos testaferros del exfuncionario. “Tres personas ingresaron al proceso desde hace tiempo por sospechas de complicidad con el enriquecimiento ilícito de José López. Se trata de María Amalia Díaz, Andrés Galera y Eduardo Gutiérrez. Las dos restantes irrumpieron la noche del 14 de junio, se trata de Alba Día de España Martínez Fernández (conocida como “Madre Alba”) y Celia Inés Aparicio (“Hermana Inés”), quienes colaboraron con López para ocultar los rastros del delito”, indicó la Fiscalía en su pronunciamiento.

Las nuevas indagatorias fueron solicitadas al juez federal Rafecas, luego que éste procesara por el delito de enriquecimiento ilícito a López, quien se encuentra detenido en el penal de Ezeiza.

Delgado pidió la indagatoria de Amalia Díaz porque ésta mantuvo contacto telefónico fluido con López en las horas previas al episodio de los bolsos en General Rodríguez. “Esto quiere decir que Díaz estaba al tanto que su marido intentaría borrar pruebas de su enriquecimiento espurio”, señaló el fiscal.

Además de las comunicaciones también tuvo en cuenta que, durante esas horas, Díaz “en miras a ocultar los millones de dólares que tenía” López “entabló varias conversaciones telefónicas con Alba Día de España Martínez Fernández, conocida como madre Alba”. “Esos contactos, en apariencia inocuos, adquieren preponderancia porque la Madre Alba no sólo vivía en el monasterio Nuestra Señora de Fátima de General Rodríguez sino se encontraba a su cargo. Es decir, era responsable del lugar elegido por López para esconder su botín”, añadió Delgado.

Además, luego de que se difundieran las imágenes de las cámaras de seguridad del lugar, el fiscal subrayó que “las monjas no se limitaron a monitorear la llegada de López al convento, también lo recibieron y ayudaron a ingresar el dinero a la casa”. “Se puede ver a quien sería la monja Celia Inés Aparicio en el preciso instante en que ingresa las mochilas y los bolsos que contienen el botín junto a José López”, remarcó Delgado al respecto.

En la filmación, que motivó el llamado a indagatoria de la monja Aparicio por parte del fiscal, puede verse a López llegando al lugar poco después de las tres de la madrugada con cinco bolsos y un arma larga bajo el brazo. Tras tocar el timbre para que le franqueen el ingreso, el exfuncionario kirchnerista sale de escena para regresar con más bolsos y volver a insistir con el llamado. Transcurridos unos cinco minutos puede observarse que los cortinados de la ventana junto a la puerta son deslizados y la figura de una monja observa a López a través de los cristales, le abre la puerta, toma los bolsos y los ingresa.

 

Fuente: Noticias Argentinas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *